Der Trommler - Parte 7

Considerando que esta semana mis instintos baterísticos se han exacerbado producto del casting de bateros que está haciendo Dream Theater (no para candidatearme, sino por ver a tal nivel de maestros presentarse como postulantes), esta semana llegué prendido a las clase con don Camilo Torres..., con Sergio Zúñiga, otro estudiante, estuvimos conversando del reality que armaron para la elección y comentamos la "vulgar demostración de poder" que se ve en esos videos al ritmo de un "no somos dignos" implícito...

Después de repasar algunos fills bastante malditos (en realidad unos sólo me sacó "canas verdes"...) mi profe me pidió la batería para mostrarme algunas variaciones de los ejercicios que estaban contemplados en la clase, por lo que me cambié de kit y me senté en el más pro, el cual, para mi sorpresa, tenía instalado el doble pedal... ante semejante tentación, junté toda la madurez de mis 30 años y apliqué la pregunta de rigor: "¿puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, anda, anda, anda, di que siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii? (cara de Gato con Botas incluida, claramente)", como la respuesta fue positiva, apreté el hi-hat para evitar el ruido innecesario y me puse a tocar un rato a ver que salía con los dos pedales... siendo el resultado bastante satisfactorio (de mi parte por que noté que podía hacer algunas figuras y del Camilo... según sus palabras "se llevó una agradable sorpresa", destacando que podía partir con golpes de bombo con la pierna derecha, algo imposible para él hasta el momento), por lo que me están bajando unas ganas infernales de tasar un doble pedal, por último, para molestar a los vecinos con más estilo... sería un bonito auto-regalo...

Independiente de lo anterior, las clases han ido algo reguleques, debido a que le pedí al maestro que reforzara las cosas que claramente noto débiles de mi "estilo" como son los fills y figuras un poco más complejas que las habituales hi-hat/bombo/caja... lo cual se ha tornado en una auténtica tortura china... bueno, nadie dijo que la vida era fácil y como dijo el Camilo hoy "si el cliente lo pide, el ciente siempre tiene la razón"...

Aprovecho de pedir disculpas a mis compañeros de oficina por el ruido constante de pies y lápices, pero sin eso, el segundo párrafo de este post nunca se hubiese podido escribir... y para los que no me conocen y pasan con cara de WTF cada vez que estoy con audífonos, pegándole al aire: "gracias por su comprensión, cada loco con su tema..." jejejeje
Post a Comment