...remember that death is not the end, but only a transition


Con esto de fin de año y esas cosas medias "místicas" de que comienzan nuevos ciclos u otras ideas afines, volví a escuchar una pieza que tenía algo vetada desde hace como 3 años, las razones no las explicaré por que está asociado a pensamientos que pocos entenderán, pero filo, la cosa es que después de mucho tiempo volví a escuchar la quinta pieza de la discografía de los norteamericanos Dream Theater, es decir, "Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory".

Para contextualizar un poco, la banda se encontraba en una especie de lapsus, después de la partida de Kevin Moore luego de la grabación de Awake, se suma la partida de su sucesor (Derek Sherinian), luego de dos discos y una grabación en vivo, por lo que deciden recurrir a los servicios de Jordan Rudess, tomando como base su trabajo realizado en Liquid Tension Experiment (junto a Mike Portnoy y John Petrucci, más el maestro Tony Levin)... así, con el peso de superar a un no muy celebrado Falling Into Infinity, se deciden a retomar la idea plasmada en "Metropolis Pt. 1" (del segundo disco Images And Words), expandiendo y cerrando la historia de The Miracle and the sleeper, iniciada en tal canción...

De esta forma, el disco presenta la historia de un joven (Nicholas) que a través de una regresión hipnótica, descubre que en una vida pasada estuvo involucrado en un triángulo amoroso (compuesto por Victoria Page, Julian Baynes [The Sleeper] y Edward Baynes [The Miracle]), el cual tiene un triste final para "la manzana de la discordia". Destaca también el hilo conductor proporcionado por el hipnoterapista, el cual guía al personaje principal a través del violento trance...

Analizar tema por tema el disco es redundar en información fácil de encontrar en la red, por lo que esta vez el barniz será tenue, partiendo con la relajada "Regression", que da la partida al concepto, con el hipnótico conteo en reversa, para dar paso al primer instrumental del disco, "Overture 1928" enganchada perfectamente a "Strange Deja-vú" y una melodía potentísima, posterior aparecen dos piezas magistrales, como son "Fatal Tragedy" y "Beyond This Life", importante también es el instrumental "The Dance Of Eternity" con el sello característico de los neoyorquinos, tomando varios pasajes de la canción que da origen a la historia, para ir cerrando aparece "Home", con unos acordes árabes al principio que dan una atmósfera especial al tema, pasando a "Spirit Carries On" que presenta una estructura marcada para la interpretación en vivo, cerrando el disco con "Finally Free", el cual desenlaza la historia, con efectos de sonido perfectos para ambientar la historia...

En resumen, el disco editado en 1999 es considerado por muchos a la altura de The Wall de Pink Floyd u Operation: Mindcrime de Queensrÿche, en mi opinión personal presenta el punto más alto dentro de la carrera de la banda, con un equilibrio perfecto entre la melodía y el virtuosismo (hay que reconocer que a partir de Train of Thought se cargaron al talento en cada instrumento, despreocupando levemente las armonías), siendo para muchos el culpable de esto el ahora calvo tecladista, el señor Rudess...

Para cerrar, existe el correspondiente registro en vivo, llamado Live Scenes From New York, presentando un setlist que supera las 3 horas, con la interpretación completa del disco, más otras perlas rescatadas de sus discos, donde destacan (por ejemplo) los coros gospel en "Spirit Carries On"...

Post a Comment