...the force is strong in my family

Gracias a las gestiones de mi buen amigo José Luis, fui de los privilegiados que pude ir a ver Star Wars: The Force Awakens el día del estreno, así que después de una coordinación logística digna del ataque a la Estrella de la Muerte, partimos con la Carola a la sala IMAX del Mall Plaza Egaña, donde ya había bastante parafernalia y mucha gente esperando por uno de los eventos cinematográficos más grandes que recuerde.


Después de 2:15 horas mi sabor de boca en general es muy bueno, aunque seamos sinceros, desde la tercera parte de Batman (The Dark Knight Rises) que no estaba tan ansioso por ver una película, al nivel de estar contando los días y cosas por el estilo. Por lo anterior, iba con la visión de un niño que quiere que lo sorprendan y debo confesar que tenía unas ganas gigantes de que esto fuese apoteósico (como siempre digo, parafraseando a los inmorales Pantera: una Vulgar Demostración de Poder), una muestra sin asco de naves por doquier, villanos malditos (ojalá odiables desde el alma) y una historia que nos permita encantarnos nuevamente con la dinastía Skywalker... y bueno, creo que la cosa cumplió con lo que pedía:

  • El despliegue inicial de La Primera Orden es literalmente de otra Galaxia... lo que hubiese pagado por ver un desembarco similar en las películas antiguas, pero comandada por el más grande villano de la saga, Darth Vader.
  • El personaje de Rey es absolutamente querible y claramente recuerda a Luke en "A New Hope". Uno quiere desde el alma que le vaya bien, que sea la ganadora y que tome el control de este universo. Su compañero de aventuras (Finn o FN-2187) a pesar de caer en los clichés de un personaje chistoso, creo que crea un entorno propicio para el lucimiento de la protagonista. El nuevo R2D2 (el robot BB-8) es una máquina adorable, con expresiones mejoradas, si a veces parece que hasta se notaba la cara de "Gato con Botas" jejejeje
  • Los personajes antiguos brillan con luz propia, mala suerte si están viejos o lo que quieran pensar, con el "Chewie, we're home" casi me pongo a llorar. De verdad ¿alguien pensó en su sana juventud ver a Han Solo de nuevo sobre el Halcón Milenario? Gracias JJ por esa escena!! Carrie Fisher se mete muy bien en su personaje ahora de General Organa y la química con Han Solo está intacta, mismos roces, mismas reacciones... 
    • Mención aparte 1: los robots C3PO y R2D2 están brillantes nuevamente en sus papeles, el odioso por un lado y la herramienta más útil del Universo el segundo...
    • Mención aparte 2 de como no se le notan los doscientos y tantos años del wookie a Chewbacca... que pase el dato para mantener esa cabellera!!
  • Las batallas son maravillosas, cada asalto es un deleite visual y no quiero reparar mucho en el hecho de que por primera vez vemos a los X-Wings o a los TIE Fighters en su gloria y majestad, peleando de día y demostrando cada uno por su bando por que son naves dignas de la Rebelión y del Imperio...
  • El villano de turno (Kylo Ren) hace bien su pega, el tipo es despiadado, enojón y se le nota que es un cabro joven inestable como él solo... espero que le puedan sacar más brillo al personaje a medida que se vuelva más sabio y fuerte en el lado oscuro... recordemos que Anakin al principio usaba la fuerza para que Padme no se parara a buscar una fruta galáctica...
  • Al contrario de otros espectadores, la música de don John Williams me conmovió (la fanfarria inicial se la pelea a "Stairway To Heaven" y a "Bohemian Rhapsody" en mi corazoncito rockero). Escuchar las melodías clásicas con nuevos personajes, fue una manera muy sutil de comenzar a pasar el testimonio. El momento "basurita en el ojo" musical vino cuando sonaron los acordes de "The Imperial March" cuando aparece la máscara del venerable Vader... cresta que detallitos. El post actual fue redactado escuchando la banda sonora, a ese nivel de "me gustó" están las nuevas piezas...!!
Ahora que les hablé de lo bonito, vamos con lo que no es tan destacable o débil dentro de la película:

  • Las referencias a la saga clásica son demasiado evidentes, como leí por ahí por Twitter, este es un reboot maquillado como secuela... aunque al inicio pensé que esto pintaba para tributo, con el avanzar de la película se transforma en algo un tanto molestoso, innecesario en algunas ocasiones...
  • Las tácticas del lado oscuro (representados por La Primera Orden en este caso) me parecen tan infantiles, que incluso creo rayan en lo absurdo, onda "tropecé de nuevo con la misma piedra"... 3 veces seguidas...
  • Creo que hubo personajes mal aprovechados, quizás Maz Kanata debió ser usado como bisagra más contundente para enlazar el episodio VI con el VII, ahí me faltó. Me da lata referirme al rol de la Capitán Phasma, pensé que sería más relevante, pensando incluso que haría sufrir a alguien hasta que se ganara nuestro odio, no fue así... una lástima por Gwendoline Christie, esperemos que en Game Of Thrones te saques las balas!!
Para finalizar este post, me quedo con la sensación que los nerds nos hemos puesto demasiado sensibles con nuestros gustos... puede que la película tenga debilidades, pero de ahí a decir que la película "es mala", creo que hay que ser bien patudos!! Desde el punto de vista más personal, amo los films que me hacen volver a la infancia y recordar la espera semanal por ver el Best Seller de TVN (o el similar de C13) sólo para dejarme sorprender (así vi Star Wars, Indiana Jones, Back To The Future, las Batman de Tim Burton y otras!!), por lo que podrán deducir de lo leído, JJ Abrahams logró llegar al Valdés de 10 años que veía películas en la tele blanco y negro de 14 pulgadas, con el brasero a los pies, después de negociar arduamente en la semana con mi mamá (había una tele en la casa...) Sólo puedo agradecerte y apura a tu colega con la VIII!!


PD.- Primera vez que veo una película en una sala IMAX y la verdad, es otra cosa, la fanfarria del maestro Williams fue otra cosa sentado ahí... y no hablo de los Cruceros Imperiales a escala apocalíptica, para no manchar con babas el teclado del notebook...!!!

...starman

Hace unas semanas la Carola me invitó al cine a una película que tenía muchas ganas de ver, The Martian de Ridley Scott, principalmente por mi tendencia hacia el género de la Ciencia Ficción y además por los favorables comentarios que había escuchado (como por ejemplo que estaba al nivel de "Prometheus", lo cual ya tenía ganado mi corazón cinéfilo) de varios sitios de referencia.


De partida, la película comienza con una atmósfera sofocante (como se supone es la de Marte tu-tum psssss) y nos plantea la situación que un astronauta queda abandonado en el planeta rojo después de que su misión lo da por muerto, por lo que la cinta se centra en como lo hace para sobrevivir y un tema no menor, como hacer para que lo rescaten y poder volver a la Tierra

Cosas que me gustaron:

  • La actuación de Matt Dammon, está creíble su papel de científico, uno "se la compra" cuando sufre y cuando está alegre (créanme, a pesar de lo mal que pinta la situación, el hombre se da tiempo de reir) por lo que, entendiendo que un alto porcentaje de la película recae en su figura, aprueba con aplausos. ¿Alguien ha estimado cuanta plata ha gastado EEUU en rescatar a Matt Damon entre "Saving Private Ryan", "Interestellar" y "The Martian"... y el cabro no se aburre de misiones arriesgadas...
  • Los paisajes espectaculares que se pintan de Marte, que en rigor, están documentados por la NASA, no deja de ser brillante como lo muestran, hasta dan ganas de perderse allá... OK NOT!
  • La música, si bien está cargada al disco por los gustos de la comandante Melissa Lewis (Jessica Chastain) creo que las canciones están elegidas con pinzas para cada momento. No les digo cuando sale Starman de Bowie (no contaré de la sonrisa de oreja a oreja de la Carola cuando la reconoció) En este aspecto, me quedé con la misma sensación con la que salí de "Guardians Of The Galaxy", otra película con una banda sonora muy inteligentemente seleccionada.
  • Los chistes que aparecen están muy bien puestos, más elegantes que los que pueden tener las películas Marvel. El intercambio de mensajes inicial entre Marte y la Tierra está para enmarcarlo. Creo que el papel de Vincent Kapor, interpretado por Chiwetel Ejiofor (lo recordarán de películas como: "12 Years A Slave"...) es un tremendo complemento del protagonista en este sentido.
  • Todas los temas científicos se ven creíbles al cien por cien y lo mejor de todo, no me sentí tonto tratando de dilucidar "los trucos" al contrario de Interestellar, Chris Nolan, a ti te hablo te quedaste con un privilegio que solo David Lynch tenía!!

Finalmente, recomendarles que la vean, hubo una escena que me causo mucha emoción, hasta el punto de que casi me solté su lagrima, sin embargo, me alcancé a arrepentir :-)

PD 1.- Creo que hay un guiño a "Echoes" de Pink Floyd en cada una de los cambios entre la Tierra y Marte, pensé que era tontera mía solamente, pero amigos norteamericanos también se dieron cuenta, ojalá expliquen algún día a que se debe la elección.

PD 2.- El guión está basado en un libro de Andy Weir... no me arriesgaría a decir que lo leeré algún día, pero me gustaría darle una pasada a ver que tal la adaptación...

...good job

Esta semana estuve 5 días perdido en mi querido Constitución, ante una necesidad casi visceral de desconectarme un poco (agradezco a la Carola por entenderme...) y una de las tareas que me lleve fue revisar algunos DVD/BR que estaban juntando polvo en el escritorio. Dentro de estos venía una de mis películas favoritas del 2014, la muy bien calificada "Whiplash" de Damien Chazelle, la cual después de verla "de modo non-sancto" compré en Amazon para tenerla en la colección.


La probabilidad que esta película me llamara la atención era alta, ya que se enfoca en mi instrumento favorito: la batería. Así vemos como el joven Andrew Neiman se esmera por ser el mejor baterista, estudiando en Shaffer la que es la mejor escuela de música (Dream Theater me tenía engrupido con que era Berkley, debo averiguarlo!) donde en una tarde de práctica se cruza con el profesor Terence Fletcher, quien dirige la banda de jazz de la institución, invitándolo a audicionar para esta. De aquí en más, la cosa se pone cuesta arriba, el profesor es un auténtico monstruo, con un oído demasiado fino y que se siente ofendido si alguien se equivoca (Were you rushing or were you dragging?) o si se atreven a entrar con un instrumento desafinado. Durante la película Neiman se va desprendiendo de todo lo que se pueda interponer en su carrera al éxito, focalizándose sólo en practicar y practicar hasta sangrar (la sangre y sudor sobre los platillos y parches a veces me parece exagerada, pero ayuda al dramatismo!) y cuesta entender dónde está el límite entre ser el mejor y demostrarle a Fletcher que es digno de ser su baterista titular (una de las técnicas usadas por el maestro era poner a otros alumnos que tocaban mejor a competir con el titular, digno de equipo de fútbol) por lo que la vida del pobre cabro se torna de a poco en un infierno en que todo se trata de doblarle la mano al maestro opresor y convertirse en el próximo Charlie Parker, el cual siempre se pone de ejemplo de músico empeñoso a la vez que talentoso, a pesar de ser saxofonista...

Finalmente se entiende un poco la postura del maestro, cuyo objetivo es empujar a los estudiantes al límite para sacar lo mejor de ellos. Acá el cuestionamiento puede ser ¿vale la pena estressar a tal punto a los alumnos? ¿es necesario sacrificar todo para ser el mejor? ¿es válido luchar por ser el mejor o es más importante disfrutar lo que se hace?

Por cierto, el título de este post está basado en una máxima del profesor Fletcher: "las peores palabras de cualquier idioma son 'buen trabajo'", basándose en que esto evita que las personas entreguen su máximo real, pensando que ya lo han alcanzado... he ahí su búsqueda incansable por la perfección ¿no era lo mismo que buscaba Micky con el mítico Rocky pero sin caer en la violencia? Yo creo que si!!


El mundo de los bateristas se dividió entre los que amaron la película (como él siempre presente Mike Portnoy) y otros que la odiaron, principalmente por no poner en valor otros tipos de prácticas con el instrumento, centradas en la repetición, la motricidad, fluidez o groove, ya que convengamos que se centra mucho en la velocidad y otro punto delicado que se critica es la mala técnica de Neiman, ya que el profuso sangrado denota eso: mala técnica (yo llegue a lastimarme las manos "criando" durezas, nunca sangré a ese punto...) acá un link con un reportaje entrevistando a varios bateristas mexicanos que hablan al respecto.


Finalmente, solo una crítica negativa ¿cómo es eso que si no se es suficientemente bueno terminarás en una banda de rock? Feo feo, ¿denostando al compañero percusionista que se esmera en hacer un producto atractivo para una manga de chascones sin alma? Espero que él Director's Cut ponga ojo en corregir este punto...!!

PD: este post lo iba a escribir con la excelente banda sonora de la película (y se los dice alguien que de jazz no sabe nada) pero me di cuenta que no estaba en mi iPod, así que para recordar otro BR visto ("Classic Albums: Rush - 2112/Moving Pictures"), lo escribí en el bus, escuchando la versión en vivo de 2112 del 'Different Stages: Live' del que no cabe dudas es el mejor baterista vivo, don Neil Peart (y si, toca ROCK!!)

...el rugido del oso

El sábado recién pasado terminé de leer un libro de tintes biográficos dedicado a mi baterista favorito, don John Henry Bonham, encargado de los parches en la más grande banda de rock de todos los tiempos: Led Zeppelin. Si alguna vez han seguido este blog, mi devoción por Bonzo no es un misterio, creo que a pesar de que en comparaciones seguro pierde con otro grande como don Neil Peart (por poner a alguno), sus piezas tienen atractivos innegables para cualquier amante del buen Rock, más allá de la velocidad o los fills que podía generar, creo que era innegable la energía que aportaba al conjunto, ayudaba a equilibrar los egos de Page y Plant a punta de golpes y generó uno de los tándems rítmicos más grandes de la historia de la música con John Paul Jones... ¿que más se puede pedir?


Si nos centramos en el libro, "John Bonham: El Rugido del Oso" de Chris Welch (originalmente "John Bonham: A Thunder of Drums"), tiene pasajes bastante buenos, creo que es interesante recoger las opiniones de otros bateristas de la época, como Carmine Appice o Phil Collins, me llamó la atención esa competencia un tanto tácita entre él, Keith Moon y Ginger Baker por quién era el baterista más ruidoso de la época, pero creo que acá no radica la magia del libro, sino en los comentarios de los más desconocidos, como familiares, amigos o roadies, quienes comparten recuerdos que no siempre aparecen en las biografías más conocidas. Viendo mejoras,  creo que en ocasiones cae en exceso en la visión del fan, resaltando e iterando muchas veces sobre los mismos conceptos, como la rudeza con la que golpea la batería y sus constantes inestabilidades producto de estar lejos de casa (considerando las maratónicas giras que montaba Zeppelin en esos años es comprensible...), me faltó la visión un poco más imparcial, cosas de cada uno!!

Al final del libro hacen un estudio de las mejores ejecuciones en la discografía de Zeppelin, donde se habla un lenguaje mixto, entre el fan que escucha las canciones y el baterista que trata de explicar la estructura del tema, en ocasiones se logra, en otras queda un poco raro el mix... aunque a pesar de tener clases de batería, la teoría no es lo mío.


Cómo resumen, es un buen libro para conocer algunos detalles interesantes sobre una de las piedras fundamentales del sonido de los 70's, con entrevistas a gente que vivió de cerca con Bonham y que puede contar un punto de vista más íntimo, sobre todo en la época más temprana, antes de que llegara la oferta de unirse a la banda que definió el sonido de una época completa...

Creo que buscaré una biografía de Zeppelin más completa, creo que la historia de la banda en si es una novela con matices muy interesantes, desde la brujería de Page, hasta la mala suerte que tuvo Plant en la segunda mitad de los 70's... a ver si pillo más cosas sabrosas que contar en las tertulias con los amigos...

PD.- Leyendo este libro me escuché dos veces el "Physical Graffiti" con audífonos buenos y pucha que suena bien la remezcla que salió este año... a pesar de lo que se opine del mercantilismo de Jimmy Page, acá lo aplaudo de pie...

...we will never surrender!!

Siempre se ha hablado en el mundo del rock que grabar un disco en vivo significa para una banda el cierre de una época (clásicas son las leyendas del 'Alive' de KISS o el 'Strangers In The Night' de U.F.O.), de esta forma 'Live After Death' representa un punto muy alto dentro de la carrera de Iron Maiden, cuando un círculo virtuoso (iniciado con ‘The Number Of The Beast’ tres años antes) se cierra, consolidando la formación clásica de La Bestia enmarcando un tour mundial de niveles muy ambiciosos para una banda con apenas cinco años de carrera oficial. Hoy cuando se cumplen 30 años del lanzamiento de esta pieza, escribo un poco sobre esta monumental pieza del rock en vivo de los ya lejanos años ochenta...

Grabado en el legendario “World Slavery Tour” del 84/85 recoge la actuación de tres noches en el Long Beach Arena en Los Angeles, CA, repasando en casi 75 minutos un setlist de 12 canciones, mostrando lo más granado de la época de los Harry’s Boys.


La partida, para calentar los motores, viene con el “Churchill’s Speech” (discurso conocido como "We shall fight on the beaches"), seguido de la pieza que abre el disco que justifica la gira (el también majestuoso ‘Powerslave’…), así “Aces High” levanta hasta los muertos y a pesar que se nota que Dickinson entra con la garganta fría, logra dejar el ambiente prendido para dos inamovibles piezas de colección “2 Minutes To Midnight” y la demostración del galope de bajo por excelencia “The Trooper”, siguiendo con dos perlas más rescatadas de la placa que presentó a Nicko McBrain en sociedad del ‘Piece Of Mind’ caen “Revelations” y una de las mejores canciones de la vida “Flight Of Icarus”. A esta altura viene la que por entonces significaba una apuesta: presentar un tema de 13 minutos, basada en el poema de Samuel L. Colleridge, una de las joyas de la corona británica: “Rime Of The Ancient Mariner” no sin antes destacar el consejo de Dickinson: “This is what not to do if a bird shits on you” aludiendo a la maldición en que se basa el poema original. Termina el tema marítimo, de golpe nos trasladamos al antiguo Egipto y nos comenzamos a preguntar porque somos unos esclavos del poder (“Powerslave”), con Bruce disfrazado con una máscara, como se puede ver en el booklet… Hasta acá dejamos los temas nuevos y viene el cierre con los clásicos inmortales de la banda, primero con “The Number Of The Beast”, enganchándola con una de las favoritas de la vida, la magnifica “Hallowed Be Thy Name”, para dar paso a una explosiva interpretación de “Iron Maiden", la primera perla sacada de la era Di Anno, continuando con el hit “Run To The Hills” que cobra siempre un sentido especial en las tierras norteamericanas…. para terminar el concierto con toda la interacción entre Dickinson y el público de la mano de “Running Free” la cual pudimos escuchar completa en la reedición de 1998.


Hablando de la edición del ’98 también nos regaló cinco tracks grabados en el Hammersmith Odeon londinense: “Wratchild”, “22 Acacia Avenue”, “Children of the Damned”, “Die With Your Boots On” y una de las más grandes manifestaciones del Heavy Metal: “Phantom of the Opera” donde realmente se me pone la piel de gallina con la interpretación seleccionada!


Con orgullo, mis dos ediciones de esta joya... para que tener una sola versión!

Cuando tengo que elegir mi disco en vivo favorito siempre gana este, y aunque adoro el 'Live Shit: Binge & Purge' de Metallica, el 'Live on Two Legs' de Pearl Jam y más aun el ‘Live At Wembley ’86’ de Queen, ‘Live After Death’ tiene un componente emocional adicional al ser la puerta de entrada a mi relación con la banda de Heavy Metal más grande que existe, su majestad bestial: Iron Maiden...

PD.- Este post lo escribí originalmente en un cuaderno... a veces es conveniente volver a lo analógico y aprovechar de corregir/complementar con teclado... 

...fly as high as the sun

Este fin de semana nos pegamos una escapada con la Carola al Cajón del Maipo, un poco para desconectarnos de la vida moderna y pasar más tiempo juntos... de hecho, el lugar que elegimos no tenía ni TV que metiera ruido, salvo mi "armoniosa y cálida" voz...

Dentro de las actividades que ofrecía el lugar donde fuimos ("La Cascada de las Animas") estaba el paso en tirolesa por sobre el río Maipo, a una altura de 35 metros aproximadamente, con un largo cercano a 120 metros. Mi personalidad me hace ser bastante recatado en estos temas, no soy muy adepto a tomar riesgos innecesarios y las emociones fuertes no es algo que me mueva, por lo que esta atracción no me llamaba la atención en particular. La Carola estaba más motivada y después de conversarlo un rato (hago creer como que inferí en algo la decisión), ya estábamos con el instructor con el arnés puesto y el casco, como la siguiente foto lo evidencia:


Para romper el hielo, la Carola se tiró primero y posterior a eso vino el asegurar mi arnés y ponernos en posición. Acá lo primero que me llamó la atención fue darme cuenta de que la incomodidad viene por el hecho de no sentir que estoy pisando seguro, eso de flotar definitivamente no va conmigo y con esto renuncio a mi carrera de astronauta, algo que estaba meditando hace rato... Después de eso un empujón y vamos sobre el río. Los 45 segundos que duró el cruce se me hicieron eternos, aunque reconozco que después de un rato le tomé cariño a la cosa, tanto que la vuelta (que obviamente era con el mismo medio de transporte aunque más corta) no fue tan traumática como pensaba, la evidencia de esto está plasmada en el siguiente video:


Después de eso nos ofrecieron tomar el Canopy, pero decidimos dejarlo para otra oportunidad, suficiente de emociones fuertes por un tiempo (llámese sus 5 a 10 años desde mi punto de vista...)

En resumen, bonita la experiencia, creo que la repetiría, pero sigo insistiendo en que lo mío no va por la emociones fuertes ni la adrenalina.

PD.- El título del post está sacado de la letra de una de las mejores canciones de la historia de la humanidad: "Flight Of Icarus" de Iron Maiden, quienes confirmaron visita para el 11 de marzo de 2016, por lo que el bloqueo en la agenda ya está cursado...

...singles

Hace años que estoy en un plan por adquirir algunos CDs que me prestaron alguna vez, cuando era “más cabro” y que ahora cuesta un poco pillar (en el comercio, en eBay está todo, convengamos…) Una deuda pendiente que tenía eran los singles del mítico Black Album de Metallica que alguna vez mi amigo León Andaur gestionó  en Constitución, con una amigo de él cuya familia trabajaba en la grandiosa “Radio Oleajes”, una de las emisoras más tradicionales de la Perla del Maule.

Estos discos tenían la magia de ser piezas raras, tres a cuatro canciones, encabezadas por las cinco “sandías caladas” del disco del ’91, más algunos covers ("Stone Cold Crazy” de Queen por ejemplo) con algunas pistas tomadas en vivo del ya legendario Monsters of Rock en Moscú del año 1991… así, por primera vez, tenía en buena calidad interpretaciones de “Enter Sandman”, “Fade To Black”, “Harvester of Sorrow” o “Creeping Death”.


Después de años de tener el backup en cassette, el otro día me puse a buscarlos en ebay y entre dos vendedores logré encontrarlos (después de gastar unos pocos dólares) En total son 6 Cds (los 5 singles del disco, más un EP de tres temas, grabado en el Wembley Stadium en el concierto tributo a Freddie Mercury) y la verdad, me sentí contento de volver a recordar esa época, escuchar los demos roñosos de lo que hoy son clásicos indiscutidos de los de San Francisco (y eso que no me gustan los demos en general…) así como las piezas en vivo que antes nombre.

A la larga, musicalmente a esta altura aportan poco más que ser fetiches para la colección, pero al igual que con el final de “Ratatouille”, creo que toca alguna fibra y sentirte de nuevo de vuelta a 1997 es algo que para mi no tiene precio… aunque haya que recurrir a eBay para buscar los recuerdos...

...take us alive

Siempre he pensado que Extreme es una de esas bandas que vivió el ocaso de la época del Glam Rock y que lamentablemente quedó encasillado junto a otros grupos con los que comparte un poco de la estética, pero que musicalmente es poco lo que tienen en comun, lo que en algún momento fue un respaldo importante, a comienzos de los 90’s fue un lastre que varios debieron cargar (para muestra una de mis favoritas: Skid Row…) Además de lo anterior, carga con la pesada mochila del “one hit wonder” y es que la persona que no ha escuchado “More Than Words”, es sorda o vivió aislado del mundo desde hace 25 años. Como dijo Brian May en el concierto tributo a Freddie Mercury hace 23 años, Extreme (como pocas) fue una banda que entendió muy bien de que trataba Queen y vaya que se nota en algunas composiciones, así como también algunos destellos de los primeros Van Halen (su guitarrista alguna vez fue sindicado como el nuevo Eddie Van Halen y hay que reconocer que por talento el hombre no se queda!), sin contar con que Gary Cherone tuvo una triste pasada como vocalista de la banda de los hermanitos terribles!


La noche del sábado pasado (20/06/2015) teníamos la cita ya agendada con los nativos de Boston y después de un entretenido bautizo de una sobrina de la Carola partimos al Teatro Cariola, que recibía la fecha de la gura "Pornograffitti Live 25th Anniversary Tour 2015" donde la agrupación prometía interpretar su disco más exitoso completo y considerando que está ahí entre mis discos regalones, la cita era un imperdible. Al llegar me llamó la atención lo chico del local, la ventaja de eso es que quedas a metros del escenario y como el público ya quemaba su par de décadas, no había que pelear mucho para tener un buen puesto, aunque creo que un grupo con la calidad de Extreme quizás merecía un poco más de gente…

Con quince minutos de atraso partió el show, con la cinta grabada del piano y la lluvia, saliendo Kevin Figueiredo en la batería, Pat Badger en el bajo, el maestro de maestros Nuno Bettencourt en la guitarra y finalmente el siempre sobre energético Gary Cherone en la voz, terminando de servir la mesa con el riff impactante de “Decadence Dance” y partimos con la fiesta! Creo que el sonido estuvo demasiado fuerte durante todo el concierto lo que hizo que sonara poco definido, pero sin ser tampoco algo que aguara la experiencia. De a poco fueron pasando uno a uno los tracks de su segundo disco "Li'l Jack Horny”, "When I'm President", el bajo inconfundible de “Get The Funk Out” con su groove característico, para dar paso a la más esperada por la mayoría y que hizo notar la gran cantidad de público femenino presente… Bettencourt había señalado anteriormente que “una banda no puede elegir cuales serán sus éxitos” y en este caso tiene mucha razón: “More Than Words” es una balada preciosa y era predecible que tuviese un impacto brutal en la escena musical reinante en esa época, pero no representa para nada el estilo que la banda quiso impregnar a su obra, pero bueno, me imagino que los ingresos recibidos son tan bienvenidos que esto pasa a segundo plano. Sobre la interpretación, perfecta, muy a la usanza del video con el vocalista y guitarrista a dueto acústico… en este momento tuve que contestar el teléfono por lo que me perdí el cierre de la joya, pero al volver a la cancha recibí el golpe brutal de los arreglos vocales de “Money (In God We Trust)” y su entrada eclesiástica con tres voces a conjunto cantando ‘Aleeeeeeluyaaaaaa”, posterior a esto dos perlas “It (’s a Monster) y la canción que da título al disco “Pornograffitti”, dejando el camino llano para una versión muy crooner de “When I First Kissed You" con guitarras acústicas, contrabajo, escobillas en vez baquetas y sombreros, muy bien lograda la atmósfera!! Continuando con el show "Suzie (Wants Her All Day What?)" y "He-Man Woman Hater" sonaron muy bien, mientras que "Song For Love" dejó caer con toda precisión nuevamente esos coros a tres voces, cerrando la primera parte del show con "Hole Hearted", con el toque acústico obvio, más la presencia de Figueiredo sólo con un bombo, un platillo y pandero, lo que inmediatamente me trajo a la mente la interpretación de "'39" que hacía Queen allá por los 70's, lo que se reforzó con el pequeño tributo a los ingleses al final, interpretando un par de estrofas de "Crazy Little Thing Called Love"... con esto a descansar la banda y nosotros a esperar a ver que traía el encore.

Para la vuelta, eligieron un conjunto de temas de sus otros 4 discos editados, partiendo con su primer trabajo, con una versión muy prendida de "Play With Me" (me hubiese gustado un guiño a "Teacher's Pet", pero bueno, no se puede tener todo en la vida), siguiendo con una que personalmente disfruté mucho, de su 'III Sides To Every Story' cayó la magnífica "Rest In Peace", siguiendo con otra que prendió bastante el show la siempre esperada "Kid Ego", para de golpe avanzar casi treinta años a su trabajo de 2008 (el que los trajo de vuelta después de una larga pausa...) con una entretenida versión de "Take Us Alive", donde Cherone se puso a cabalgar sobre los amplificadores, siguiendo con una correcta versión de "Am I Ever Gonna Change", dejando posterior a esto el escenario al que quizás más brilló de todos los músicos, Bettencourt con "Midnight Express", única pieza sacada de su "Waiting For The Punchline", el disco con se adentraron un poco en el sonido de Seattle a mediados de los 90's, dejando para el final una intro de batería que indicaba el cierre con "Cupid’s Dead"... posterior a esto la banda bajó al frente del público y comenzó a repartir apretones de manos con todos los que alcanzaron, demostrando lo redondo del show y la buena comunicación que logró el grupo con el público y lo bien que todos lo pasamos en un show perfecto en términos de setlist, entrega de la banda y reacción del público (insisto, a riesgo de sonar "exquisito" creo que pudo sonar un poco mejor...)

...grandma take me home

Cuando comenzó a sonar en el mundillo de internet la edición de un documental sobre la vida de Kurt Cobain, me llamó la atención lo que se podría contar de él desde la perspectiva de realidad, más que de interpretación como ha sido la tónica de las películas editadas sobre su vida. Como el género de los documentales sobre el mundo del rock me fascina, "Kurt Cobain: Montage of Heck" pasó a estar en mi cola de prioridades para ser procesada en un futuro, sin embargo, la Carola ya me tenía las entradas de regalo para disfrutarlo en la gran pantalla, así que cabritas, agua sin gas y a disfrutarla...


Es importante destacar que Nirvana nunca fue una banda que me matara al nivel de fanatismo que tienen mis primos más chicos, a quienes los gritos de Cobain les abrieron sus orejas musicales y marcó un antes y un después... creo que en mi caso, por esos años me pegó más fuerte Metallica, Iron Maiden y otras bandas del estilo, lo que me hizo perderme un poco la oportunidad de disfrutar de esos momentos junto con ellos. A pesar de lo anterior, la figura de Cobain es innegablemente una de las más grandes que ha aparecido en el mundo de la música popular (el más grande icono de la cultura popular de los últimos 30 años, según el director de la película, Brett Morgen y a pesar de que no le puse atención a su obra más allá del 'Nevermind', con el tiempo he  entendido la trascendencia de su corta carrera, y esta película no hizo más que consolidar mi opinión respecto a su figura.

El primer golpe que te da el documental es presentar al protagonista como un niño de apenas meses, en videos familiares, con la madre contando el contexto familiar en el que se crió, y como poco a poco las diferentes decisiones familiares fueron moldeando la personalidad retraída (y depresiva) del cantante de Nirvana... muy buen efecto la animación desarrolladas sobre audios de conversaciones en que cuenta pasajes clave de su adolescencia. El documental transcurre fluidamente entre las entrevistas a las cinco personas más cercanas a Cobain (sus padres,  su novia antes de la fama (Tracey Marander), Krist Novoselic y Courtney Love) quienes van desgranando pasajes a través de los años de juventud y finalmente presenta de manera resumida pero concisa su paso por la banda que definió el sonido de los 90's, desde los primeros demos y tocatas, pasando por el éxito descomunal de 'Nevermid' y las giras posteriores, se utiliza mucho metraje de la siempre presente televisión de la época, tomada de MTV y otros canales que transmitieron casi en directo muchos de los momentos que ahora vemos en retrospectiva. Finalmente, nos presenta los últimos meses de la vida de Cobain, describiendo de primera fuente su relación con Courtney Love, el momento en que nace Frances Bean (su hija) y todos los momentos complicados que vivieron como familia disfuncional y que atravesaron cuanto medio de comunicación existía en la época, sin embargo, sobrecogen las imágenes del hombre "chocheando" con su hija y cuesta creer como terminó con su vida entendiendo la relación que estaba estableciendo con esa niña.. acá uno podría sacar la conclusión que la vida entera de Cobain estuvo marcada por un tobogán emocional que nunca se logró estabilizar del todo, aunque pasaba por pasajes de lucidez, siempre volvía a la penumbra reinante.

Para cerrar, de las cosas que más me gustaron fue en contundente material audiovisual, que se pasea por las imágenes más icónicas de Cobain y la banda, el apoyo musical plagado de clásicos de Nirvana y la sinceridad a flor de piel que se transmite de las imágenes que uno está viendo. Un punto importante también es la solemnidad con que se trata el suicidio del protagonista, en una sola línea sobre un fondo negro. Lo único que no me gustó fue que don Dave Grohl no tuviese nada de participación como entrevistado (hace poco leí que por problemas de agenda entre el músico y la producción del documental... no se, en modo conspiranoico, no me lo creo...), quien por lo extrovertido, seguro tenía detalles sabrosos que aportar, esperemos que vengan como bonus en el DVD o Blu-Ray...

Redondeando, una excelente película que cualquier fanático del rock debería darle una oportunidad, porque querámoslo o no, Kurt Cobain marcó un antes y un después... el que diga que 'Nevermid' pasa inadvertido, sorry, creo que está sordo o miente :-)


PD 1.- El título viene de la frase que se repite incesantemente como coro en la canción "Sliver" y que viendo el documental cobra sentido perfectamente, Cobain siempre quiso una familia que lo acogiese, dando a entender que la separación de sus padres fue un momento que quizás nunca superó... además es lo que sonaba cuando empecé a escribir esto, en la versión de ese demoledor disco en vivo llamado "Live at Reading".

PD 2.- Cuanto escribí un tweet sobre la película, recibí un reply de una cuenta asociada a un documental que trata la muerte de Cobain llamado "Soaked in Bleach", visto desde el punto de vista de un detective que tiene antecedentes que esta no fue por suicidio sino por asesinato... quizás debemos ponernos nuestro traje Salfatiano y darle una oportunidad.

...hell's kitchen

La cocina desde niño fue un terreno donde nunca entré, era territorio exclusivo de mi mamá y mi abuela y como siempre estuvo el plato humeante sobre la mesa, no fue necesario aprender nada al respecto. Llegados los tiempos de universidad la cosa cambió y hubo necesidad de aprender lo básico para la subsistencia, indagando en ancestrales preguntas como ¿cuándo echar y cuánta agua al arroz? ¿cuánto tiempo se requiere para la pasta al dente? y como se podrá adivinar, pasé cinco años comiendo arroz y tallarines más seguido de lo que hubiese deseado.

Ya llegado a Santiago era más común salir a restoranes con los amigos y no preocuparse mucho y si la cosa era en casa, la parrilla era casi siempre la ganadora indiscutida, mientras que en caso de emergencia siempre estaba la alternativa de arroz y tallarines con vienesas (esos platos son como andar en bicicleta, jamás se olvida y se lo dice alguien que no sabe andar en bicicleta jejeje)

Cuando a mi mamá la operaron hace como 5 años decidí aprender a hacer pollo al jugo, para que la señora no muriese de sobredosis de queso y creo que fue la primera receta “de verdad” que hice (alguna vez se la preparé a unos amigos y me la encontraron buena), me la compartió el amigo Linker en Twitter y salió fácil… Después que conocí a la Carola aprendí a hacer otras cosas, como salmón al horno con verduras, pechuga de pollo rellena y otros, como para que la dama no creyera que pololea con un inútil y que es capaz de alimentarla en caso de emergencia :-)


Finalmente la semana pasada decidí cocinar un charquicán (el que se supone es nuestro único plato 100% autóctono) y la verdad es que quedó bastante bueno aunque con detalles mejorables, así que creo que deberé pulirlo un poco más, pero insisto, para ser el primer intento de comida casera ¡salió bastante bien!

Ahora como fórmula, trato de buscar recetas bien precisas en pesos, tiempos y temperaturas para evitar el “tanteo” y además, procuro comprar los ingredientes listos para ahorrar tiempo (cuando descubrí la cebolla picada envasada se abrió un vórtex espacio-temporal de tanta alegría) por lo que 100% caseras las cosas no son tampoco, hay que decirlo... Ahora me queda aplicar algo de postres como para constituir un menú completo, pero por lo menos por valentía no me quedo.


Cuando cocino los fines de semana, trato de seleccionar un disco que me inspire y lo pongo de fondo, por eso aplico el hashtag #RockCooking para subir algunas creaciones... 

PD 1.- El título de este post está asociado a un barrio de Manhattan, pero más a la sexta canción del disco más incomprendido de una gran banda como Dream Theater ('Falling Into Infinity') de 1997 y que suena mientras doy los retoques finales...

PD 2.- Este es el primero de 3 post que escribí en los tiempos muertos de un taller de liderazgo en que estuve tres días la semana pasada, muy interesante por lo demás... los textos los escribí en mi libreta Moleskine y después los pasé al notebook, me sentí Old School por un rato!

...la caja de lápices

A veces el cerebro humano se encarga de esconder los recuerdos en lo más profundo de su anatomía a la espera de que afloren en el momento indicado... ayer mientras cenaba con la Carola me acordé de una caja de lápices de colores de 24, algo que cuando tenía 8 o 9 años era algo que de cierta manera te daba status, más aun cuando uno proviene de un entorno donde siempre faltaba algo... mi mamá se encargó de guardarla y evitar que la malgastara en tonteras (siempre previsora, punto para ella...) a la espera de que se requiriera en algo serio, como la escuela, obvio!. A pesar de su militar proceder, después de constantes emboscadas infantiles a punta de "quiero pintar, quiero pintar, quiero pintar!!", cedió y lo pude usar para dibujar figuras de Robotech, The Thundercats o de Looney Tunes, que era lo que me llamaba la atención a finales de los 80's y probablemente a las pocas semanas ya no tenía los 24 colores y la mitad de los lápices habían sido devorados por el sacapuntas, independiente de eso, tenía muchos colores para pintar...


Esa caja de lápices quizás no tenga la importancia material para acordarse de ella, quizás ni siquiera merezca los minutos que le dedico a su recuerdo, pero estoy seguro que en Constitución no era común ver esos tipos de maravillas y si las habían, eran escasas en mi entorno, pero lo importante era que ese regalo venía de Santiago y como era habitual, lo traía mi tía Rebeca, hermana de mi abuela y que en esos años visitaba constantemente nuestra casa, trayendo siempre algún presente para el niño de la casa... con el tiempo se fue a vivir a Constitución y se convirtió en una persona natural del entorno...

En este momento, me es imposible no acordarme de como esperaba su llegada cuando anunciaba visita, siempre atento al pasillo de mi casa, debido a que las ruedas de su maleta sonaban mucho cuando entraba, también recuerdo los primeros panes de pascua que probé venían en su maleta y también que las primeras propinas que me gané en la vida venían de sus encargos al terminal... recuerdo también su apoyo cuando falleció mi abuela (creo el momento más duro que me ha tocado enfrentar en la vida...) y que siempre se preocupó de preguntar de cómo estaba el Leíto en Chillán o Santiago, muchos de mis recuerdos de infancia están asociados a su familia, los veranos con la tía Nelly, la tía Lucía o el tío Edgardo, sus hijos, en fin, hoy son recuerdos, la tía Rebeca partió a un merecido descanso en el lugar que su fe seguro le tiene reservado, así que lo mínimo que puedo decirle es Gracias!!...

...pictures of home

Han pasado ya cinco años desde el terremoto del 27 de febrero de 2010 (el ya popular 27F) y hay que reconocer que bastante agua ha pasado bajo el puente desde ese día horrendo... y como si el destino se encargara de eliminar algunas fechas amargas, el 27 de febrero de 2015 hemos dado el puntapié formal para la construcción de la casa de mi mamá acá en Constitución o la "Valdés Beach Manor" como me gusta llamarla. Este hecho también tiene asociado la demolición de lo que quedó de la casa antigua post-terremoto, limpieza del terreno y levantamiento de la obra...

Ayer hicimos el traslado de los muebles a una casa temporal que mi tía Lucía amablemente nos cedió mientras dure la construcción (3 a 4 meses aproximadamente) y a medida que metíamos en cajas las diferentes cosas, no pude evitar la avalancha de recuerdos que surgían en cada elemento, mal que mal son casi 35 años viviendo bajo el mismo techo, 30 años conscientes de vivencias que pasaron en esas habitaciones y que ahora no tendrán el "sustento físico" que las cuenten, en fin, como la Carola se aburrió de repetirme, esto es para mejor y eso es lo importante, sin embargo, no puedo de dejar de pensar que esas tablas albergan muchos de mis recuerdos más felices y también dos de los más tristes, pero bueno, es parte del progreso dar paso a lo nuevo y sólo quiero que llegue luego mayo o junio para comenzar a disfrutar de las comodidades de la nueva casa que tanto anhelábamos como familia desde que la naturaleza se encargó de recordarnos quien manda...

Esta es la última foto que le tomé a la casa, donde se aprecia la media agua que se instaló post terremoto, y la de abajo es una foto que me mandó una prima cuando recién llegué esta semana, ya que la ventana de esa cocina era el fondo predilecto para muchas fotos de la familia, primeros días de clases, cumpleaños, etc.... a ver si reconoce donde está este pechito :-)



...skin and bones

Debo partir comentando que cuando vi los precios de las entradas para el show casi me fui de espalda, sin embargo, después de escuchar varias veces el 'Sonic Highways' (que personalmente me parece uno de los mejores del 2014, al contrario de lo que esboza la crítica) me decidí a ir y alentar a la Carola a que me acompañara, ya que tenía toda la fe en que este show seria de otro nivel y señores, no me equivoqué!! Se podría decir que ya iba con algo de antecedentes, el show del 2012 estuvo buenísimo, y ya conocía un poco las mañas de la banda, pero esta vez uno esperaba más parafernalia, más música y mayor compenetración con el su público, su gente... Antes del concierto tenía una conversa con algunos amigos donde les comentaba sin asco que iba en modo "calcetinera", así que con todos esos antecedentes en la mesa, aquí va mi post...


Con un setlist de casi 3 horas, la banda se paseo por toda su carrera, regalando perlas de la primera época ("I'll Stick Around", "This Is A Call", "Monkey Wrench" o la mítica "Big Me") y tocando también algunas piezas de sus últimos discos, como "Walk", la genial "Arlandria", "In The Clear", "Outside" o "These Days", no descartando tampoco los hits que les ayudan a cimentar una carrera de 20 años (si, hace 20 años empezamos a saber de estos señores, como pasa el tiempo...) donde destacaré la brutal "Breakout", "Everlong", una de mis favoritas "The Pretender", "All My Life" o la siempre bienvenida "Best Of You", como no destacar la sección acústica donde Mr. Grohl se para solo frente al respetable con "Wheels", "Skin And Bones" y la partida "Times Like These", con una guitarra acústica y nada más... excelso... para cerrar esta parte, una ovación de pie a los covers seleccionados "School's Out", "Ain't Talkin' Bout Love", "Miss You", "Stiff Competition" y la más grande de todas, la magnifica "Under Pressure" de Queen, que, aparte de demostrar la devoción por lo ingleses especialmente por parte de Taylor Hawkins, me permitió cantar hasta casi quedar afónico (4 días después, aun me duele la garganta... capte!). En resumen, uno de los mejores shows que he visto en mi vida y creo que he visto varios, demostrando porqué algunos críticos han indicado a la banda como "una de las bandas que vale la pena ver en vivo"... totalmente de acuerdo con ellos!!

La entrada que demuestra mi presencia en el evento... no estoy inventando nada señores!

Mucha gente se declara "Grohlhater", sin embargo este señor merece toda mi admiración, como compositor es una bestia, para muesta un setlist de 3 horas aplanador, un frontman de clase, muy gracioso y empático absolutamente ¿cuántos artistas musicalizarían nuestro grito espontáneo de la cancha? (Me recuerda la pataleta de Axl Rose en el Nacional....), pero más aún lo admiro como ñoño musical, el hombre y su banda se dan el gusto de homenajear a sus ídolos sin asco, invitarlos a tocar con ellos y darse gustos al grabar los discos como ellos se les da en gana ('Wasting Light' en un garage y 'Sonic Highways' en 8 estudios diferentes) que te obligan a ponerle atención, a mirarlos con cariño más allá de la calidad musical inherente a una banda con 20 años de trayectoria!

Finalmente, me quedó sólo con sólo una bala pasada, y es que por motivos que aun no entiendo se cayó del setlist el primer single del último disco "Somethig From Nothing", cuyo riff aplanador esperé por las casi 3 horas (en realidad en "Everlong" ya cachaba que no iba la cosa...) pero como comentaba hoy con la Carola, en Buenos Aires partieron con esa, pero no tocaron "This Is A Call", tema con el que casi me caí al suelo saltando, mal que mal uno no escucha un tema que toca con los amigos todos los días...!!

Una muestra del cariño demostrado hacia y por la banda... Gigantes!!