...nada que decir

Comenzando con la tanda de conciertos del 2011, el martes recién pasado asistí a la visita de Slash a nuestra tierra, concierto agendado en el Teatro Caupolicán para las 21:00 hrs... nos juntamos con unos amigos del trabajo y nos dispusimos a disfrutar. No se si les pase, pero en mi caso, tengo artistas que les tengo cariño, algo como buena onda, así que a pesar que dudé harto en ir al concierto (más que nada de flojo, nada más allá...) igual al almuerzo fui a comprar la entrada, con la extraña sensación de no defraudar a un amigo, más que del músico que tenía en frente...

Con puntualidad inglesa se dejó caer la banda, sin mayores parafernalias que la voz en off que presentó el show y con un marco de público excelente (no se si repleto, pero quedaban pocos espacios), arrancando con "Ghost" de su placa solista, demostrando lo atronador del sonido que se venía y la solidez de la banda, donde cada uno entendía el papel que le tocaba a la perfección, dejando espacio para que Slash hiciera su propio show y Miles Kennedy se perfilara como un gran frontman, a pesar de sonar saturado en muchos pasajes del concierto.

Del setlist presentado, destaca el equilibrio entre los temas de su disco en solitario, así como los éxitos de las principales bandas donde participó, siendo claramente el eje y plato principal, los clásicos de los 80's de los Gunners. A medida que avanzaron las 2 horas de show, se descolgaron piezas como "Back From Cali", "Starlight", "Nothing To Say", "Doctor Alibi", "Beautiful Dangerous", "Watch This" y "By The Sword" del disco de 2010, acá me detengo un segundo, considerando que en el disco las voces de "Beautiful Dangerous" están a cargo de Fergie (¿alguien no la conoce?), no se me pasó por la mente que la tocaran, personalmente me gusta harto el tema, así que se agradece. Lo anterior se mezcló con "Sucker Train Blues" y "Slither" de Velvet Revolver, dejando el espacio para "Mean Bone" y "Rise Today" de Slash's Snakepit (primer proyecto después del quiebre de GNR) y Alter Bridge respectivamente (Miles Kennedy es más que el frontman de este proyecto...), pero sin lugar a dudas la mayoría de los aplausos se lo llevó el repertorio de la banda que lanzó a la fama al ídolo de las seis cuerdas, sacando a relucir "Nightrain", "Rocket Queen", "Civil War" (jamás pensé que podría gritar el verso "When everybody's fightin' for their promised land" en vivo... impagable), "My Michelle", "Patience", "Sweet Child O’ Mine", "Mr. Brownstone" culminando con una versión atronadora de "Paradise City", así, considerando la fuerza que tuvo la ejecución de estos clásicos, fue difícil abstraerme del tema y terminé arriba de la butaca, con la garganta casi en la mano...

Imagen usurpada del sitio RockNVivo

Tal como lo dije en twitter, durante 2 horas me sentí de vuelta en la Educación Media, donde el cassete 'Appetite For Destruction' andaba en la mochila más veces que el lápiz o la libreta, donde las notas ejecutadas sobre la Gibson Les Paul de Slash eran la banda sonora de las tardes o de los viajes fuera de Constitución... por 2 horas estuve 15 años en el pasado... si eso no hace especial a un puñado de canciones, no se que lo hará...

En resumen, escuchar el 50% de uno de mis discos favoritos en vivo, no tiene precio, ver a uno de tus ídolos de la juventud tampoco, disfrutar de un espectáculo más que sólido como el del martes sólo puede ser superado por una reunión de Guns N' Roses... en fin, a veces es mejor tener fe y creer que los milagros pueden suceder...
Post a Comment