...keep on runnin'

El lunes recién pasado veníamos viajando con la familia desde Curicó a Santiago, después de las fiestas de Año Nuevo, cruzando una infinidad de radios para tratar de amenizar el viaje, cuando de pronto aparece una canción de Journey, una de esas baladas que tanto los caracterizan, y la Carola me dice “Cámbiala, esos son muy fomes”, a lo que mi estómago se apretó y solo la miré fijamente, como cuando Sheldon Cooper intenta emular a Scanners… pero bueno, con todo lo que amo a esta mujer no me queda otra que educarla en la senda del buen escuchar…

Claramente Journey no es una banda de Glam Rock o de Ska, como para decir que son entretenidos desde la concepción, pero a través de los casi 40 años de trayectoria se han marcado una serie de éxitos que nos hacen mover el pie cuando aparecen por ahí, con melodías inolvidables y arreglos que son marca de la casa, no por nada alguna vez alguien aseguró que Journer era “la respuesta norteamericana al fenómeno inglés de Queen”.

Ahora hablando de la banda, no por nada son quizás el buque insignia de lo que hoy conocemos como A.O.R. (Adult Oriented Rock) o algo así como el rock que rallaba sutilmente con el pop para meterse como avión en cuanto ranking radial existió a inicios de los 80’s (otros conocidos de esta época son Boston, Toto, Foreigner o REO Speedwagon). Otros los encasillan dentro del Arena Rock o esas banda que se dedicaron a tocar en grandes espacios destinados para el deporte y reconvertidos en karaokes gigantescos (donde Queen claramente llevaba la batuta). Tal fue el impacto que tuvieron estos señores que corría la leyenda de que "en cada minuto, alrededor de todo el mundo, estaba sonando una canción de Journey". Claramente el punto alto llega con la formación compuesta por Neal Schon, Steve Smith (uno que dicta cátedra detrás de los tambores), Ross Valory, Jonathan Cain y DON Steve Perry en las voces, esto es un axioma y no se discute en ningún foro.

Bueno, para que la Carola (y el resto del respetable público lector de este espacio), vamos con las 13 mejores canciones para el auto, según este humilde servidor, ordenadas de menor a mayor en mis preferencias:


Finalmente, solo destacar que siempre es conveniente darle una pasada a la discografía de la banda, por lo menos hasta el año 1983, donde a pesar de que costó el arranque, siempre fueron mostrando una constante evolución (recordemos que la base de la banda fue la agrupación que tocaba con Carlos Santana) hasta llegar a un sonido característico. En otro post diferente espero algún darle una pasada a las baladas de la banda, donde pueden dictar una cátedra de maestría.

PD.- Primera vez que publico una lista de Spotify, la lleva esta cosa (comentario de tata del CD y el MP3)

...just the beginning

Los primeros discos de cualquier banda marcan un hito fundamental. En tiempos donde el streaming marca la forma en que mucha gente escucha música lanzar un disco quizás no es la tarea titánica que era hace tres o cuatro décadas, pero sigue siendo la aspiración de cuanta banda toca por ahí. Muchas de las primeras grabaciones de un grupo adolecen de problemas técnicos, no marcaban bien el estilo que los definiría más adelante, o eran muy buenos porque llevaban años tocando esas canciones.

En fin, a lo que vamos, estos son mis diez discos debut favoritos, desde el 10 al número 1:

10) Ozzy Osbourne - Blizzard Of Ozz (1980): El querido Ozzy está fuera de la banda más influyente del Heavy Metal y necesita revivir su carrera, encontrando a un joven Randy Roads que le impregna un sonido único a su primer disco, dejando clásicos que no morirán jamás, como "I Don’t Know", la grandiosa "Crazy Train", la controversial "Suicide Solution" y la mejor de todas: "Mr. Crowley".


09) Alice In Chains - Facelift (1990): La banda comandada por Jerry Cantrell venía con una historia desde fines de los ‘80 pero su disco debut la rompió a inicios de los 90's, con temas insignes como "We Die Young", "Bleed the Freak", "It Ain't Like That" y el primer gran éxito de los oriundos de Seattle "Man In The Box", pero si nombré a Cantrell anteriormente, el caudal vocal de Layne Stanley es algo que debemos agradecer haber escuchado por el resto de nuestras vidas.


08) Hammerfall - Glory To The Brave (1997): De las gélidas tierras nórdicas nos llega un disco seminal en la escena Power Metal de los 90’s, lanzado en un muy buen año para este estilo, con una agrupación formada por talento nuevo y algunos que ya venían tocando en la escena de Gotemburgo. ¿Lo mejor? "The Dragon Lies Bleeding" marcando el ritmo de un estilo completo, "Hammerfall" como declaración de principios y cerrando con la melancólica “Glory To The Brave", que como escuché hace poco, todos tenemos a alguien que admiramos a quien dedicársela.


07) Rush - Rush (1974): Comandando por unos jovenes Geddy Lee y Alex Lifeson, aun sin el telento del mejor baterista de la historia, lanzan este disco con el cual fueron comparados hasta la saciedad con otras bandas, y que demuestra una crudeza no presente en ninguna otra obra de los canadienses. ¿Qué destacar? la gigantesca "Working Man", "Finding My Way", "What Are You Doing" y la melódica "In The Mood".


06) Led Zeppelin - Led Zeppelin (1969): Si hay una definición para esta tremenda banda sería conjunción de talento. Una explosión sónica liderada por la furiosa guitarra de Jimmy Page, la voz del 'golden god' Robert Plant y la base demoledora de John Paul Jones y el más grande entre los grandes John Bonham. ¿Lo mejor? Difícil seleccionar entre los que muchos postulan como el disco que cerró la década de los 60’s, pero vamos: la percusión de "Good Times, Bad Times", la guitarra de "Dazed and Confused", el ritmo hipnótico de "How Many More Times" y la sinceridad de "Baby, I’m Gonna Leave You" y la gigantesca "Communication Breakdown".


05) Pearl Jam - Ten (1992): Nacidos desde la base de Mother Love Bone, la banda de Seattle arranca su historia con una joya que dejó por lo menos cuatro singles para la historia. ¿Lo mejor? entre todos los éxitos, me quedo con "Alive" como himno generacional, la crudeza de "Jeremy", la voz incomparable de Eddie Vedder en "Even Flow" y la gigantescamente grande "Porch".


04) Skid Row - Skid Row (1989): Rayando peligrosamente entre el glam reinante y un hard rock cáustico, la ópera prima de los oriundos de New Jersey inició una fructífera carrera que se vió opacada por los problemas internos que hicieron que en 1995 Sebastian Bach abandonara al resto, pero dejando tras de si tres discos gigantes. ¿Qué es lo mejor de acá? Sin duda un himno generacional como “Youth Gone Wild”, una de las baladas más hermosas de la historia como “I Remember You”, la triste historia de Ricky en “18 and Life”, así como “Piece Of Me”.


03) Van Halen - Van Halen (1978): Uno de los discos debut más aclamados por la crítica, marcó el inicio de una leyenda que se propagó hasta la primera mitad de la década de los ´80 (con Sammy Haggar es otra historia) dejando entrever a uno de los guitarristas más talentosos del rock y uno de los frontman más carismáticos de la escena. ¿Lo mejor? "Ain't Talkin' 'Bout Love", “Jamie’s Cryin’” y el mítico cover de The Kinks “You Really Got Me”.


02) Metallica - Kill ‘Em All (1983): El disco que sacudió la escena de Los Angeles y el mundo de inicios de los ‘80, tomando como base el sonido de Motorhead con un acelerador a fondo, iniciando la leyenda de la que hoy probablemente es la banda más grande del Heavy Metal. ¿Lo mejor? El arranque sin piedad con "Hit The Lights", la velocidad "Whiplash" se roba la película, aunque sea "Seek & Destroy" la que más presente está en los setlist de la banda, "No Remorse" y el cierre con "Metal Militia".


01) Guns N’ Roses - Appetite For Destruction (1987): Mi disco favorito de la vida, creado por una de las bandas más queridas y no tengo que explicar más. En 57 minutos liberó una bestia de durante seis años fue imposible controlar. ¿Lo mejor? Por lejos "Paradise City", la mejor canción de la historia de la música según mi imparcial opinión. Hace años le dediqué un post, así que lo pueden leer acá.

La historia de las bandas presentes en este listado son dispares, pero por lo menos todos nos dejaron un buen sabor de boca desde los primeros acordes que pudimos escuchar de ellos...

Espero que haya sido un buen 2017 para todos y espero que el 2018 llegue con todo el power!!

...the spark

Después de ver dos veces la película en cuestión me sigue costando escribir algo que me convenza 100% después de nadar en el mar de información que se generó en las dos últimas semanas… la polarización de la fanaticada ha sido extrema y si bien la crítica la ha recibido de manera extraordinaria, un sector muy amplio de fans se siente traicionado, habiendo peticiones incluso que tratan de sacarla del canon oficial.


Mi gusto por Star Wars es algo que nació ya de viejo (en mi pasada por la gloriosa UBB), por lo que no soy alguien a quien le haya marcado particularmente la niñez (más allá de verla en TVN cuando la daban), aunque reconozco que la figura de Darth Vader siempre me pareció la encarnación del mal y como tal, se lleva toda mi admiración desde hace mucho. En base a lo anterior, nunca una película de la saga me ha decepcionado tanto como para creer que no hay futuro, si bien el episodio VII con el tiempo lo encontré mediocre, tiene algunas cosas que rescatar y creo que siembra algunas ideas que vale la pena continuar como parte de la historia central, tal como lo hicieron las precuelas de George Lucas hace ya varios años. Bien, después de dos semanas y dos revisadas en el cine, mi saldo para el Episodio VIII es más que positivo, creo que la apuesta de Ryan Johnson fue arriesgada y sacando de por medio al fandom talibán, acertada aunque con ciertos reparos.

El pase de testimonio de la gloriosa generación de la trilogía original (llámese Luke, Leia y Han Solo) se cumple a cabalidad permitiendo también a las nuevas generaciones empezar a disfrutar de su propia Star Wars y ahí es donde creo radica lo mejor de este episodio, el entregarnos un lenguaje nuevo, acorde al cine de los tiempos que corren, tomando elementos de una saga ya en la medianía de edad (40 años, no lo olvidemos) y agregando elementos que hace  sentido en base al cine popcorn que tenemos hoy (para bien o para mal, llevamos 10 años viéndolo en Marvel) que la postre cumplen con enamorar a los fans más jovenes (si no me cree, pregúntele a algún niño si se sintió decepcionado o aburrido durante la película...)

Creo que el personaje de Rey evolucionó bien, siendo coherente que sea el relevo de la orden Jedi, pero quizás sin los tintes de religiosidad que nos inculcó Qui-Gon Yinn, Obi Wan, Yoda o Luke, sino más humano, más cercano al mensaje que destaca por todos lados: "La fuerza no es patrimonio de los Jedi, sino que se puede manifestar en cualquiera". El personaje de Poe Dameron me parece muy interesante como el líder innato, pero que empuja a músculo más que cabeza, por lo que creo en el siguiente episodio nos dará una que otra sorpresa (reforzado con la idea que Leia por razones obvias, ya no está más con nosotros). Otra cosa es Kylo Ren: con el amor que le prefeso a Darth Vader y ya con la segunda película a cuestas, creo que el papel de adolescente caprichoso ya aburre un poco, por lo que espero que aunque sea en las letras del Episodio IX cuenten algo que lo haga despertar y mostrarse como el malo que la saga requiere, eso no tiene canje posible con mi fanático corazón...

Sobre el uso de los personajes antiguos, me voy a colgar de un comentario del amigo José Luis (que espero publique su review, esta muy bueno…) quien postula que este Luke Skywalker es más Mark Hamill que nunca y eso se nota, lo que le da frescura al personaje y además permite explorar la adultez de un personaje que dejamos muy joven allá por 1983, cuya evolución tenemos que imaginarla sólo con unos minutos en los que cuenta por que se aisló en Ahch-To y basta, por lo que todos aquellos que postulan que el personaje fue traicionado, creo que se toman las cosas muy a pecho.

Ahora, no estamos ante una película perfecta, tiene ripios evidentes, como una su historia que pudo perfectamente acortar el metraje en 30 minutos ya que aporta bien poco (FN-2187, a ti te hablo!!), pero que aun así nos dejó la idea de como la rebelión está pensada para liberar a ciertas castas que están oprimidas producto de la guerra, así como otras cosas inexplicables que pasan con Leia, que por más que la causa sea "La Fuerza", quedan muy descolocadas frente al resto de la película y si me aprietan, frente a la saga completa! El personaje de Benicio Del Toro tampoco me cuajó mucho que digamos, quizás lo volvamos a ver y tenga una redención tipo Lando Calrissian. La Capitán Phasma nuevamente fue desperdiciada, para los escasos minutos que estuvo quizás no valía la pena traerla desde las tinieblas de vuelta.

Como cierre de la película, el arco completo que se desarrolla en Crait, el planeta de sal (no era nieve como se especuló, no es copia a Hoth, es un tributo [sarcasm]...) me parece de antología, la ira desbocada de Kylo Ren, la sabiduría de Luke para enfrentar la ira, la calma de Leia durante todo momento incluso cuando la chispa se veía lejana, el cambio de switch de Poe Dameron, la frase de Rose que resume lo que significa luchar por la Rebelión (que puede ser “el” aporte del personaje si me apretan un poco) la irrupción, era que no, del Millenium Falcon en gloria y majestad, uffff para enmarcarlo...

En fin, para reforzar mi apreciación, creo que Star Wars: The Last Jedi es una película que merece ser disfrutada con la apertura de mente de un niño, no esperando que se respeten cánones que explícitamente nadie ha escrito pero que todos creemos conocer al milímetro, y esperar que cumpla su función principal: entretener. Ahí es donde creo que Ryan Johnson da en el clavo 100%, al traernos esa diversión a la que estamos acostumbrados, con naves, sables láser y personajes muy, pero muy queribles.

PD.- Creo que inteligentemente este episodio se sacó la grasa en dos puntos que quedaron abiertos de la película anterior: ¿quién es Snoke? Da lo mismo el origen y poco aportará al futuro y ¿quiénes son los padres de Rey?, misma respuesta anterior, da lo mismo, no afectan el hilo de la historia.

Algunas imágenes del día del estreno, con el amigo JL como un Jedi y mi enfrentamiento final con la Carola (o su nombre de Jedi: Ca-lu Vid), era que no, en un duelo "a muerte" con sables láser...!!




...come across to the Promised Land

Hay bandas con las que uno establece una relación indestructible, independiente los años que pasen o la distancia que uno fije entre una escuchada y otra, el cariño sigue ahí, indestructible. Personalmente, con HammerFall me pasa que al ser la primera banda que vi en vivo allá por el 2003 (*) me dejó una marca imborrable, muy cercana a una cicatriz que cada cierto tiempo uno recuerda. Con el tiempo fui conociendo otras bandas, otros estilos, me enamoré de otras melodías, pero siempre que suena algún tema de los suecos en el random de alguna lista, las ganas de empuñar la mano en alto y cantar el coro a todo pulmón no se me pasan. Si este tema pertecene a alguno de los cuatro primeros discos, el air-drumming sale solo, en la calle, casa u oficina, lo lamente, para mi ‘Glory To The Brave’, ‘Legacy Of Kings’, ‘Renegade’ y ‘Crimson Thunder’ son discos fundamentales, a los que cada cierto tiempo es recomendable darle una pasada o usarlo por lo menos como banda sonora de algún trote de fin de semana.


De esta manera, el reciente martes 05 de diciembre era un momento perfecto para volver a la misa templaria, en un aforo bastante más chico que donde los vi la primera vez, en el ¿-2 quizás? De la discoteque Blondie, pero con las mismas ansias de corear las míticas estrofas de batallas medievales o ataques de caballería. Con una puntualidad inglesa la banda aparece en el escenario entonando un himno moderno de su basta discografía “Hector’s Hymn” de su penúltimo disco, para calentar de manera brillante el ya caldeado ambiente, pasando directo al ya mítico “Riders Of The Storm”... uno a uno fueron cayendo los clásicos de la banda “Blood Bound”, “Any Means Necessary” con los coros muy bien soportados por Drojack / Norgren / Larsson, la moto de “Renegade” y su melodía que me sigue sonando muy Judas Priest, el clásico juego entre los viejos y nuevos fans con “Let The Hammer Fall”, la pegadiza “Last Man Standing”, un medley del primer disco basado en piezas instrumentales, donde hubo fallos en la batería que fueron absolutamente compensados con la interpretación de la gloriosa “The Dragon Lies Bleeding” (que no estaba en el setlist de la gira) coronada con una balada emblemática como es “Glory To The Brave”, conjugándolo astutamente con lo mejor de sus nuevos discos: “Dethrone and Defy” (llevo casi una semana entera con el bendito coro en la cabeza), “Origins”, “Bushido”, “Hammer High”, cerrando de manera asombrosa con la mítica “Hearts On Fire”, con el recinto cayéndose a pedazos en cada sílaba del coro.


Como comentaba anteriormente, en este concierto era imposible pasarlo mal, las canciones en un 99,9% están pensadas y diseñadas para ser cantadas por el público en algún punto, el entusiasmo de la banda en el escenario traspaso sin barreras al público, que a pesar del calor, no paró un instante en los 120 minutos que duró el concierto y la buena onda de una agrupación afiatadísima dejó en claro que tenemos Templarios del Heavy Metal para rato… Hammer High…!!!


PD 1.- A la salida del concierto, al final de la cancha me encontré con el amigo Pablo Vergara, un viejo conocido de las tardes maulinas donde uno se dedicaba a intercambiar música en CD por esos años! Un gusto saber que le ha ido excelente en la vida y que se dedica a lo que siempre le gustó! Un abrazo!

PD 2.- Lamentablemente no puedo opinar de los teloneros, llegue raspando la hora a la banda principal, pero entiendo que sonaron muy bien...

(*) La primera banda que vi concientemente en vivo fue Los Jaivas e Illapu en alguna semana maulina perdida en los recovecos del tiempo, agradezco haber visto al mítico Gato Alquinta al frente de los oriundos de Viña del Mar, después vi a Los Tres en la gira de ‘La Espada y La Pared’ en la cancha del Estadio Enrique Donn Müller de Constitución, y finalmente, vi a Chanco en Piedra 3 veces por lo bajo entre la Perla del Maule y Chillán… en estricto rigor, HammerFall fue la primera banda internacional que vi en vivo…