...metal invaders

Esta historia parte allá por 1998, cuando me pasaba la madrugada del lunes esperando que MTV diera el programa de videos metaleros de esa época: “Metalhead” creo que se llamaba y fue la continuación de “Headbanger’s Ball” pero sin entrevistas, solo videos. A esa hora uno podía ver clips de Metallica, Sepultura, Iron Maiden, Motorhead, Slayer y otras tantas catedrales del buen Heavy Metal… Una de esas tantas trasnochadas dieron un video que marcó mi juventud rockera: partía con un tipo sentado en la barra de un bar, abre la boca, entra la cámara y paf, empieza a sonar “I Want Out”, no lo podría creer, la voz de Michael Kiske era algo de otro planeta, la velocidad y melodía de la música eran geniales… algo había que hacer, buscar material, no se… de momento grabar el video en VHS para compartirlo con los amigos y reproducir ese track hasta que se moliera la cinta…


Casi 20 años después, domingo 05 de noviembre de 2017 estoy esperando que Helloween salga al escenario del Teatro Caupolicán para verlos por tercera vez en mi vida. Las dos veces anteriores fueron con Andi Deris liderando las voces. Deris es un cantante muy bueno que tomó la difícil misión de reemplazar al que muchos marcaron como el sucesor de Bruce Dickinson allá por 1994, generando verdaderas joyas con la calabaza de Hamburgo, dándole nueva vida a una banda que muchos condenaron a muerte hace ya 24 años… A pesar de ser la tercera vez, esta es diferente, hace meses se confirmó la vuelta de Michael Kiske y Kai Hansen para un tour con el resto de los integrantes de la banda… el adolescente Cristian Valdés que todavía guardo en mi alma no lo podía creer… o sea… aaaaaaaaaaahhhhh!!! Y ahi estábamos solo con un telón separándonos de la gloría.


20:03 de la noche y la música envasada comienza a sonar, se cae el telón y los primeros acordes de “Halloween” (otro video que ví en el mismo programa relatado en el primer párrafo) nos dejan sin aliento, el profesor Kiske aparece y todo se viene abajo, ni les explico la emoción de escuchar las primeras sílabas de esa joya y la aparición por la derecha de Andi Deris marcando el inicio de una noche increíble. Sin desmerecer la grandeza de “Dr. Stein”, la segunda de la noche, también cantada a duo por los dos vocalistas, cuando comienza a sonar “I’m Alive” de aquél mítico ‘Keeper Of The Seven Keys I’ volví de nuevo más de 20 años atrás, navidad de 1999, me había logrado grabar ese CD y los escuchaba en mi discman, por lo que nunca olvidaré el momento en que suena “You, you say, you have lost the way…” insisto, la voz de Michael Kiske es de otro planeta, por favor, denle un Premio Nobel a ese hombre!!

El resto del concierto fue un vaivén entre clásicos de ambos vocalistas, cada uno prestándose ayuda en algunos pasajes, fue emocionante escuchar “Why” y “Perfect Gentleman” de la era Deris con esas maravillosas segundas voces, así como poder apreciar por fin en vivo esa gran pieza llamada “I Can” (otro video que recordaba del MTV noventero) y gran combustible usado en múltiples carreras de fin de semana, escuchar esa intro de batería gloriosa que da comienzo a “Sole Survivor” o "Rise And Fall", la sección acústica con “Forever and One (Neverland)”, el medley de la obra primigenia de la banda con Kai Hansen a las voces, donde “Starlight” casi me tira al suelo de tanto gritarla, el momento magistral con los tres vocalistas cantando “How Many Tears” (como olvidar ese registro del ‘Live In The U.K.’), el tributo al gran Ingo Schwichtenberg y un largo etc….


Los encores arrancaron con “Eagle Fly Free” una pieza que podría escuchar 3 horas seguidas sin cansarme, seguida de 13 minutos de magia: “Keeper Of The Seven Keys” entera y sin cortes… uffff, el video de fondo muy Tolkiano!. Para el cierre que más que “Future World” y “I Want Out”, señoras y señores, el círculo está completo, como he dicho antes, las ganas de tener un DeLorean, volver a Constitución y decirle al novel Valdés: “Wn, la hicimos!!!”


Ese es mi relato de unos de los grandes shows que me ha tocado presenciar, desde la tribuna del fan emocionado…

PD 1.- No es la primera vez que veo a Kiske, antes fue con Kai Hansen en el proyecto Unisonic y después con Tobias Sammet con Avantasia, pero no se, con Helloween es otra cosa…
PD 2.- Si quieren ver el setlist completo, pase por acá
PD 3.- Un review más extenso por un medio especializado de la noche anterior a lo que cuento, lo pueden encontrar por acá
PD 4.- Un señor muy generoso grabó el concierto entero, pase por acá...

...closer to the heart

Mi relación con Rush partió allá por el año 2000 cuando me dio por escuchar a Dream Theater después de que llegó a mis manos el ‘Once In A Livetime’ pirateado y en un par de conversas con compañeros de la UBB llegamos a una frase del tipo “...alucinas con Dream Theater y eso que no conoces a Rush…!” (El que no conoce a Dios a cualquier santo le reza), lo que claramente era un desafío aceptado con un rotundo “Efectivamente no los conozco, pero pásame algo para tasarlos…!!” frase seguida por un largo silencio, otro amigo acotó “Creo que son los que tocan Tom Sawyer”, no habían más datos, ni pistas: en los albores del File Sharing, nadie del grupo de compañeros tenía un solo mp3 de Rush. Después de investigar un par de días y sin una conexión decente a internet, me fui a pasear a Falabella del mall chillanejo y entre el vitrineo habitual de discos me encontré con el ‘Exit... Stage Left’, por lo que después de evaluar la inversión, me lo compré en las habituales 6 cuotas…

Después de un par de minutos de escucha entendí todo, la banda sonaba muy diferente a lo que escuchaba por esos años, pero el talento descomunal se podía sentir en cada segundo que pasaba y aunque obviamente la batería del profesor Neil Peart me dejó knock out, la voz de Geddy Lee generó anticuerpos inicialmente, pero con el pasar de los temas encajó perfectamente. A Alex Lifeson lo aprendí a escuchar con el tiempo, mi cariño hacia el maduró con los años como dirían los abuelos...


La verdad es que venir a hablar de lo grandes que son los canadienses es ser redundante y hasta latero, pero la calidad de cada track de este disco en vivo es despampanante, ya siendo patente el cambio de sonido a algo “más oreja” iniciado en ‘Permanent Waves’, sin dejar de lado las melodías y arreglos intrincados propios de un estilo donde son uno de los buques insignia. Piezas como “Tom Sawyer”, “Red Barchetta” muestran el disco que promocionaba la gira, mientras que “Closer To The Heart”, “The Spirit Of Radio” y “Freewill” nos conducen a pasajes más tranquilos y radiales si lo queremos catalogar, así como “Jacob’s Leader”, “Xanadu” o la mítica “La Villa Strangiato” nos recuerdan lo complejo que pueden llegar a ser los arreglos con los tres genios inspirados. No puedo no destacar la versión hermosa que se marcaron de esa majestuosidad de tema como es “The Trees”.


Con el tiempo llegaron los programas de P2P y la cosa se simplificó, pero no fue hasta que conocí al amigo Álvaro Díaz que no supe lo que era un fan de Rush (que ojo, dentro de la comunidad musical pelean el talibanismo a los fans de KISS), con quien tuve acceso a más discos y más historias de esas que cimentan la leyenda de estos verdaderos nerds del prog rock.

Demás está decir que desde esos días hasta ahora, la Santísima Trinidad del Rock Progresivo se transformó en una de mis bandas regalonas, principalmente por esa tremenda gama de estilos que cruza su basta discografía, pero con una consistencia y valentía digna de admiración, aun cuando navegaron en un mar de sintetizadores y melodías más plásticas a mediados de los ochenta, retomando un sonido más duro ya arrancando los 90s, siempre demostrando que el talento es algo que sobra en estos tres monstruos. Cuando se hizo oficial que ya no girarían más (por lo problemas de salud que el octópodo Neal Peart sufre) di gracias al cielo por la oportunidad de haberlos visto hace ya casi 7 años… impresionante show, impresionante setlist y un carisma único de parte de los maestros!

...fiestas eternas y un cielo funk

Nuestra banda sonora personal está compuesta por un collage de melodías y letras que representan una época particular de nuestras vidas y si han leído este blog un par de veces se darán cuenta que me encanta ir intercalando estos recuerdos con eventos, discos o canciones. Pues bien, acá vamos de nuevo… En los 4,5 años que llevamos con la Carola no habíamos ido jamás a ver a Chancho en Piedra, una banda que ambos seguimos en algún periodo de nuestras vidas, pero que por diversas razones nunca fuimos a ver juntos (mentalmente calculaba que hacía como 15 años que no los veía en vivo…), todo eso se acabó este viernes 25 de agosto, cuando llegamos al Caupolicán a ver el show de 20 años de uno de los mejores discos de la banda: La Dieta del Lagarto.

La noche partió con una banda joven de telómeros que se llama Mangoré que con un sonido bien ecléctico hicieron saltar a un público super respetuoso, cerrando la presentación entre riffs pegajosos y un aplauso más que merecido, espero darle una pasada por Spotify a ver qué tal suenan en estudio.


A las 21:00 en punto, sale a la cancha el plato principal con una hora de un set que se paseó por todos los discos de la banda, arrancando con “Vientre Fuerte” del Funkybaritico, para dejar caer la clásica “Funky Tu Madre”, “Yakuza”, la cuequera “El Impostor” (donde nos recordaron que falta una semana para Septiembre) y varios tracks del último disco (considerando que tiene un año en el mercado es una movida lógica), en algún momento sonó “Ratones de Cola Pelá” y la cabeza me explotó, nunca pensé que sería tan feliz con una canción, porque eso de gritar a todo pulmón “vea su telenovela y no me hinche más las weas” es impagable!!... el set cierra con “Historias de Amor y Condon” y la favorita de la Caro: la inmortal “Locura Espacial”... cierre y a esperar la segunda parte…

Después de unos minutos, Pamela Leiva sale a hacer un show de stand up comedy bien logrado, eso de jugar con su baja de peso, aduciendo a la Dieta del Lagarto (bajando la ingesta alimentaria y aumentando el actuar sexual) me pareció un acierto… ya se había agrandado el escenario y se había descubierto una pantalla gigante… minutos más tarde la banda parecía vestida de blanco, zapatilla con luces y cascos blancos: LOS ESPERMATOCHANCHOS EN EL ESCENARIO, video de Carlos Pinto tipo Mea Culpa y la mesa estaba servida, los primeros acordes de “Hacia el Ovusol” hicieron explotar el recinto de San Diego, siguiendo con la onda disco de “Huevos Revueltos” una de mis favoritas y donde perdí mucha garganta… saltamos a “Güeina” dejando un track fundamental para el cierre claramente… así siguieron “Realizo Todo Bien”, “Empresaurio” (a trabajar, a trabajar! que el trabajo da dignidad!), “Rojito Veo el Mundo”, la calma de “Sami” con ese final instrumental maravilloso, la improvisación humorística con “Maestro… las casitas!”, “Cacho” (cornea no más, cornea no más!), “Huasónico” (agüaite!!), “Comiendo Banana”, la mágica “Da la Claridad a Nuestro Sol” (previo cumpleaños feliz a Cabezón), la superior “Viejo Diablo” (no cortes mis alas!!), “Del Por que se cohibe el año en casa ‘jena” donde la poca garganta que quedaba se fue apagando, por Dios la canción pa’ grande…!!!, llegamos a “Voy y Vuelvo”, para cerrar con una de las mejores canciones de nuestro rock nacional: “Edén” donde las fiestas eternas y el cielo Funk nos ayudarán a dejar nuestras penas atrás… recuerdo la primera vez que corrí 21K en la maratón de Santiago, el shuffle del iPod me tiró esta joya a metros de la meta y crucé cantándola como loco, eso significa “Edén”: éxtasis total y un montón de momentos memorables… fin del concierto y cada peso invertido recuperado con creces!!



Para ir cerrando: bonito homenaje a Chris Cornell, buenos detalle los covers intercalados, aunque solo reconociera “Rrrrrock”, muchos músicos sobre el escenario que completaron una fiesta redonda… finalmente, el último disco me parece bueno, pero gana muchos puntos en vivo, la versión más cruda de las canciones lo hace sonar mucho mejor!!


Bonita noche para recordar los tiempos de Universidad donde estos amigos eran banda sonora fija!! Como olvidar además cuando fuimos guías turísticos de ellos en Constitución con mi primo Sergio… gracias por tanto Chancho En Piedra, no se mueran nunca!! 

PD.- No sé qué pensará hacer la banda para los 20 años del ‘Ríndanse Terrícolas’ pero desde ya cuenten con nosotros…!

...the unnamed feeling

Muchas veces los más cercanos, especialmente los que hablamos de música periódicamente me han escuchado despotricar contra el St. Anger de Metallica y claramente ahí hay algo más que el octavo álbum de una de mis bandas más queridas de la vida, el odio que siento hacia esas canciones es tan profundo que mi cerebro se nubla y no me permite hacerme una idea diferente de la imagen que me forjé hace casi 14 años, algo así como cuando al Dr. Banner se le rompe la camisa y se pone verde, guardando las proporciones.


Hagamos una retrospectiva rápida, a los de San Francisco los descubrí por allá por 1996 (viejo, lo se, ya, atrás sin golpes) y reconozco que me volaron la cabeza de a poco, partí por el 'Black Album' si no me equivoco y rápidamente el 'Master of Puppets' se transformó en uno de mis discos favoritos, sin desconocer el poder cáustico de ‘Kill ‘Em All’, la inspiración de ‘Ride The Lightning’ y toda esa rabia comprimida desatada en ‘...And Justice For All’ encabezado por ese magnífico single que fue “One”, pero bueno, durante la educación media el cetro de banda favorita lo peleaban palmo a palmo la banda de Axl Rose y la de Hetfield & Co. cuando a fines de 2001 me entero que Jason Newsted dejaba el grupo me sentí golpeado, uno de los pilares de dureza y brutalidad del thrash se me queda fuera y siento que la banda pierde mucho con su salida, incluso dudé que el tándem Hetfield / Ulrich lograra salir de esa, así de extremo… Después de varias noticias, se confirma que Robert Trujillo toma el rol de las cuatro cuerdas y más se acrecienta mi duda, sin desmerecer el gran talento musical del recién llegado, su estética no me cuajaba con el entorno Metallica y eso ya daba para tema de debate (a Trujillo lo conocía principalmente por su trabajo con Ozzy y poco más, después otros amigos me presentaron a Suicidal Tendencies y principalmente su portentoso trabajo en Infectious Grooves…)

En base a lo anterior ¿que podría esperar yo después de esto? Personalmente ansiaba una patada en la boca que me dejara inconsciente, algo que demostrara que la salida de Newsted había sido beneficiosa, ya que su fuerza se estaba efectivamente desviando a otros proyectos y que ahora con cuatro cabezas concentradas el mundo se quedaba chico (tres en realidad, Trujillo entró después que el disco estaba grabado) y la explosión sónica sería memorable, pero no fue así, que me encontré:

  • Canciones sin alma, aburridas y armadas como si se tratara de un experimento de estudio que no terminó de cuajar nunca ¿o no Frantic-tic-tic-tic-toc?, ya ni siquiera uno se podía amparar en que eran oreja para odiarlas, como había pasado antes con los detractores del ‘Black Album’
  • Una batería afinada por un cabro chico probablemente o un técnico que odiaba a Lars y además lo convenció que eso “la llevaba”. En multitudes de foros he indicado que esa caja suena como si Lars Ulrich le estuviera pegando a un tarro de Leche Nido, así de simple. El amigo Jano González ha intentado explicarme las tendencias a las que podría intentar acercarse el sonido general del disco, lo siento, me sigue sin gustar.
  • Solos de guitarra ma… perdón solos de guitarra inexistentes. Hace décadas que se discute si Kirk Hammet es un buen guitarrista o no (muchos dicen que lleva más de 30 años tocando el mismo solo, pero eso es tema aparte) y como para darle protagonismo, no aporta con solos en ninguna canción. Está bien que James Hetfield sea unos de los mejores rifferos de la escena, pero vamos, que el crespo algo podría hacer para ponerle sentimiento a esos monstruos sin forma.
  • La gira de apoyo del disco no fue de las mejores, el sonido de la banda no estaba afiatado y en algunos bootlegs que se lanzaron sonaban pésimo, Hetfield muy desafinado, sonido desequilibrado, sin contar que sonaban muchas canciones del St. Anger, demasiadas para mi… menos mal que el concierto planificado en Chile se cayó, ya que de seguro estaría pelándolo en este párrafo.
En resumen, todos los discos de Metallica me han dejado algo, salvo este… del 'Load' rescataré para siempre “King Nothing”, del 'Reload' me quedo con “Fuel”, del ‘Death Magnetic’ varios momentos y “Broken, Beaten & Scarred” especialmente, del último (‘Hardwired... To Self-Destruct’) muchos más maduro que del predecesor, pero por lejos una de las mejores canciones de la banda en los últimos 20 años: “Spit Out The Bone”. Del 'St. Anger' acá nada señores, lo que es una nota!! Con decirles que ni la polera que venía de regalo la fui a buscar ya que no quedaban en talla "robustito" cuando pasé por el CD, no valía la pena llevar con orgullo ese estandarte...


Ahora agreguemos la parte “social”. Cuando se lanzó el disco el 5 de junio de 2003 (a 12 años de la Copa Libertadores del más grande, imposible no recordarlo), yo estaba en cuarto año de la universidad y estuve dispuesto a comprarme el disco doble (con DVD incluído) a 12 cuotas (o seis no lo tengo claro ya….) por lo que cada mes que pagaba esa boleta me volvía el enojo… la cara que puse la primera vez que lo escuché está en los anales de las malas caras de la historia, el amigo Racuna puede dar fe de ello, ya que aprovechó la “listening session” para agarrarle odio también!

Para cerrar, hace unos días, a ya casi 14 años de esa fecha nefasta volví a escuchar la canción “St. Anger” en unos singles que compré por los covers de The Ramones y debo reconocer que sigue sonando igual de mal, ni siquiera mi madura perspectiva actual me permite evolucionar mi opinión, lo siento! El otro día en random, el Clementine me tiró una versión de “Dirty Window”, tocada 8 años después y algo mejora en sonido, pero igual sigue siendo una mala canción… salva el riff, hay que decirlo, Papa Het no decepcionó, ahí...

Una publicación compartida de Cristian Valdés (@cvaldex) el