...never enough

El sábado pasado conversábamos con un compañero de oficina sobre la televisión por cable (la conclusión fue que a pesar de tener más de 60 canales, la mayoría de las veces terminamos viendo los canales nacionales... doh!) y personalmente, creo que aparte de las series como South Park y The Simpsons, el programa que más me ha aportado el último tiempo es Man vs Food, simplemente por que toca una fibra especial en mi... sólo con verlo me da hambre, así de sencillo...

La temática del programa es super fácil, Adam Richman viaja por todo Estados Unidos visitando restaurantes tradicionales de cada ciudad, donde se venden las comidas más grotescas posibles (grotescas en tamaño o brutalidad, no en rareza...), mostrando como es la preparación y lo mejor, aceptando los desafíos o récords que cada local o ciudad pueda tener, aceptando el reto de romperlos. Así han pasado pizzas de un metro de diámetro, alas de pollo con ají en cantidades infernales ("alitas atómicas"), hamburguesas de varios kilos o cuando se comió un helado de 2 kilos + una malteada gigante, "pisteando como un campeón"... y aunque a veces es derrotado, existen batallas épicas entre el hombre y la comida (en un capítulo casi se recrea a la perfección la batalla entre Homero y el Rojo Barclay, salvo que en vez de 5 kg de carne, Adams se comió 2 kg. de filete, más acompañamientos... si eso no es épico, alguien que me diga que es...) demostrando por que es tan importante respetar lo que se sirve en un plato...

Aportando a la cultura popular, en el programa aprendí lo que es la escala Scoville, para medir cuan picante es un elemento o que si me enfrento a un plato gigante, debo dejar las papas para el final, por que con el almidón se inhibe el apetito más rápido, cosas básicas que cualquier comensal debe saber, sin embargo, insisto, el principal mérito del programa es abrirme de forma instantánea el apetito aunque lo den a las 3 AM...

Personalmente, no me enfrento muy a menudo a esas titánicas batallas culinarias (son cosas del pasado), pero dentro de mis records está comerme un sandwich de kilo sin problemas o los 17 pedazos de pizza a un almuerzo... es que a pesar de haber bajado de peso hace un par de años, mi capacidad estomacal permanece, por lo que hay que andar con cuidado, por que el demonio del tenedor y el cuchillo anda rondando habitualmente...


Uno que vivió la experiencia de su propio Man vs Food fue mi compadre Racuna, quien se enfrentó cara a cara con un pernil con papas en el tradicional Hoyo, odisea inmortalizada por este humilde servidor acá...!
Post a Comment