...running free III

Ayer me enfrenté a la quinta maratón de Santiago en mis escasos 37 años, y siendo el evento runner más importante de Santiago (¿o de Chile?) uno está desde la inscripción transmitiendo con el tema. Debo reconocer que a pesar de las veces que la he corrido siempre llego con miedo, aunque este año no tengo idea por que fue diferente, andaba más tranquilo de lo habitual y no digamos que era por un entrenamiento constante, había hecho creo que lo mismo que los años anteriores, incluyendo el arrepentirme por no haber entrenado de manera más metódica. Pero bueno, quizás las rutinas en el gimnasio, el cardio constante y un par de trotes de 10K en trotadora (esa que no tiene piedad, por que es una máquina!!) y los 16K que me tiré en La Perla del Maule la semana anterior ayudaron a que el cuerpo entendiera a la tortura que lo sometería. Quizás se pensaría que jugaría en contra las pizzetas, empanadas de queso y torta del cumpleaños al que fuimos con la heredera el día antes, pero parece que no fue factor determinante...

Cosas que destacar:
  • Que la organización decidiera lanzar 3 grupos de corredores (con salidas diferenciadas en 15 minutos) hizo que se armara menos congestión, sobre todo en los puntos de hidratación, que son los habituales cuellos de botella del evento. Esto también facilitó la entrega de insumos al final de la carrera! Punto para los organizadores.
  • Los consejos sobre hidratación y uso de geles que me dio un colega de la oficina, creo que me ayudaron a no sentir fatiga o cansancio extremo en las piernas, el amigo corre Iron Man y maratones completas, así que algo sabe del tema!
  • La mejor barra del Universo (compuesta por la Caro y la Trini) que estaba apostada con el cartel ganador en la esquina de Toesca con Avenida España, o sea, con ese impulso ¿quién podía quedar botado?

Cosas negativas:
  • Este año le faltó rock a la Maratón de Santiago!! no estaban los grupos musicales habituales en los 5K y 10K, sólo una banda tocando en los 19K, cuando uno entra a Avenida Providencia, pero estaba tocando temas de U2, algo que personalmente no me motiva a salir a correr.
  • Poquísima gente en las calles apoyando. Algo que anteriormente era una constante a lo largo del camino, este año faltó. Me atrevería a decir que desde Ñuñoa hacia arriba había gente tirando buena onda, parece que en Santiago centro estaba mejor quedarse calentito en la cama!
Antes de partir / Kilómetro 2 / Antes de pasar a Luigi Mario y Superman / Cruzando la meta

Importante también destacar la banda sonora que use de fondo, donde 29 tracks se encargaron de ponerle bencina a esta máquina, arrancando con “Gonna Fly Now” de la banda sonora de Rocky (el "semental italiano" siempre un referente!) y terminando con la mejor canción de la historia “Paradise City” de Guns N’ Roses, la cual fue metódicamente encolada en el kilómetro 20 para que la magia de la llegada ocurriera. Mencionar aparte mi karaoke personal: con “Edén” de Chancho en Piedra, casi llegando al Estadio Nacional y el coro de “Long Live Rock N’ Roll” en la versión de “Steel Dragon” cerca del kilómetro 15 y por su puesto, llegando al 18 mi libre interpretación de “Persiana Americana” de Soda Stereo.

Mejor letrero de aliento al corredor de la historia de la humanidad...!!

Como cierre, me demoré 2 horas 9 minutos y 6 segundos en los 21,34 que me cronometró RunKeeper para la carrera, por lo que se transformó en mi mejor media maratón a la fecha, ya que la primera la hice a 6:09 minutos por km promedio y está da 6:03… como mi ritmo de trote habitual es de 6:00 por km, creo que es bastante meritorio lo de ayer, sin embargo, creo que lo que me dejó más contento fue poder mantener un ritmo “constante” durante toda la carrera, sin bajones muy evidentes (para mis estándares, claro) y sin llegar arrastrándome, como temía en mi fuero interno.


Y bueno, como había quemado 2.062 calorías en esta travesía, era necesario recuperarse, por lo que partimos con la familia a La Fuente de Mardoqueo a disfrutar de unos buenos sandwiches, ya que citando al doctor Nick Riviera de The Simpsons, no me quiero convertir en un “Individuo Peligrosamente Bajo de Peso”...

Nada mejor que esta maravilla para la recuperación post esfuerzo...
Post a Comment