...just another lesson learned

Quizás lo primero que me llamó la atención al escuchar las primeras notas de "Them Bones" fue la contundencia que demostró Alice In Chains (AIC) sobre el escenario, que a la larga fue una constante del concierto. Este término puede ser un tanto ambiguo, sin embargo, imagínense un martillo contra un yunque golpeando durante 100 minutos, lo que musicalmente se puede traducir como una pared sónica que sacudía incesantemente al público, con la perfección de un set elegido con lupa... sin intentar comparar peras con manzanas, lo que mostraron los oriundos de Seattle fue lo que extrañé en el recital de Bon Jovi la semana anterior: peso específico como banda. Por más que uno de los pilares fundamentales de AIC ya no esté, Duvall se puso muy bien los zapatos y en esta segunda pasada sólo vinieron a poner la guinda a una torta que comenzaron a hornear hace casi 2 años en el Maquinaria del Club Hípico, donde quizás el viento no permitió sacar provecho a una colección de riff envidiable y lo corto del setlist (recuerden, era un festival) nos dejó a varios con un olor a deuda en el aire.

Imagen del setlist, tomada del sitio Rock N Vivo

La primera muestra de como se venía la noche fue la partida apoteósica con "Them Bones" y "Damn The River" dejando en claro que la historia de la banda sería parte fundamental del repertorio, algo que claramente a nadie de los asistentes molestaba. El hecho de presentar su disco nuevo ('The Devil Put Dinosaurs Here') hizo que aparecieran 2 de los singles lanzados, "Hollow" y "Stone", mientras que del "The Black Gives A Way To Blue" dejaron caer "Check My Brain" y "Last Of My Kind" con lo que se cubrió de manera suficiente la actual época, aunque me hubiese gustado escuchar "Lesson Learned" o "Voices" del rojo último disco... aparte de eso, un repaso extenso por su discografía, centrándose harto en el 'Dirt', dejando en claro que tienen para regodearse a la hora de plantear las casi 2 horas de concierto... para el final, el bajo destroza-orejas de Mike Inez da comienzo a la vitoreada "Would?" y finalmente la tranquilidad llega con una lograda versión de "Rooster", como para enviarnos a descansar con la sensación de una noche equilibrada...


Cerrando el post, impresentable no destacar la participación de Jerry Cantrell como líder innato del cuarteto, a cargo de poner toda la oscuridad en los riffs, muy de la escuela Iommiana y entregando un caudal de voz único en los momentos precisos, siendo este un gran mérito de la banda, creando atmósferas únicas con pocos recursos musicales (y no por que sean malos músicos, sino por que su talento está al servicio de la melodía...) como puede apreciarse en clásicos "Nutshell" (los escalofríos al acordarme del Unplugged salen solo) o "Down In A Hole", y claro, era que no, por lo menos nombrar a Sean Kinney, quien con su precisión y fuerza dejaba la mesa servida para que el resto de los músicos hiciera el resto del trabajo...
Resumen, una impresionante presentación, con un marco de público increíble (Arena Movistar a un 99.9% de capacidad) y un setlist seleccionado con pinzas, como sólo las bandas clásicas logran hacerlo...
PD.- Espero poder escribir sobre los 3 conciertos que ocurran esta semana, ya cumplí con el primero, como para recordar una de las mejores semanas en la historia de los conciertos en Santiago... EPIC!!

Post a Comment