...a night in the life


Partamos de la base que no soy fanático de The Beatles, por que tengo amigos sumos sacerdotes de la iglesia Liverpooleana que espera la segunda venida de Lennon hace rato, por lo que por respeto a ellos, debo setear las expectativas previas del post... A pesar de lo anterior, reconozco la influencia sobre la música y cultura popular que tienen los fav four, además de asumir que cada vez que escucho "algo nuevo" de ellos, algún detalle me llama la atención, haciéndome de a poco acercarme a su basta colección, es por esto que cuando se confirmó el concierto de Sir Paul MCCartney en nuestro terruño, no dude en comprarme una entrada y poder apreciar en vivo lo que es una leyenda en todo su esplendor...

Nos coordinamos con mi amigazo JanoX (y su señora) y partimos al filo de la hora al Estadio Nacional, quedando en la parte baja de la galería, donde gracias a la carpa de la Cruz Roja, no vi a Paul fuera de las pantallas (aunque ya iba con esa idea preconcebida, después del concierto de Iron Maiden, no vuelvo a pagar cancha con la ilusión de ver algo)... Después de escuchar varios remixes (incluyendo una versión interesante de “Ob-La-Di, Ob-La-Da” por Celia Cruz) comenzó a proyectarse el video prometido (una retrospectiva a la vida de McCartney) y a las 21:00 en punto, Sir McCa apareció en el escenario abriendo los fuegos con “Hello, Goodbye” desatando un eufórico recibimiento por parte del respetable. Hablar de un set de 33 canciones, ni yo me la puedo, así que estos son los highlights que destaco:

La partida con “Hello, Goodbye” de The Beatles, como para marcar el inicio y desarrollo a punta de clásicos, “All My Loving” lo que me hizo recordar la cantidad de veces que he escuchado ese tema, siendo parte de la vida sonora de este servidor (incluyendo la versión de Gipsy Kings, como olvidarla), la entretenida “Drive My Car” (que se usó un tiempo en comerciales de Almacenes Paris) que en vivo sonó excelente, demostrando la excelente banda que sostiene el legado musical de McCartney por estos días, las múltiples canciones de Wings (que no conocía, pero que me quedaron una ganas gigantes de ponerle oreja, basicamente, porque el sentido de melodía que tienen las composiciones firmadas por McCartney con The Beatles se transmiten a su banda sucesora y para mi eso es básico, incluso se lo comenté a JanoX, mientras sonaban), entre ellas “Let Me Roll It / Foxy Lady” (la segunda parte obviamente no es de Wings, convengamos), “Mrs Vandebilt” y por su puesto “Band On The Run”, de la cual sólo me acordaba de una parte... perdónenme! Siguiendo con el repertorio Liverpooleano, “Blackbird” marcó un momento emotivo, sólo superado por “Something”, con una interpretación demoledora, como tributo al difunto George Harrison, con “Ob-La-Di, Ob-La-Da” McCartney se dio el gusto de interactuar con el público, además que es una de mis canciones favoritas, la cual no pensaba escuchar el miércoles (gracias Sir...!), para el final del show regular, quedaron “A Day in the Life / Give Peace A Chance” (imagen posterior), donde reconozco que se me erizó la piel cuando el Elefante Blanco de Ñuñoa completo coreó la inmortal ‘All we are saying, is give piece a chance’ como un tributo a “su compadre” John Lennon (convengamos que tempranamente ya había caído “Here Today” bajo el mismo concepto...) cerrando las primeras 2 horas con la tripleta dorada: “Let It Be” (actualmente me cuestiono si esta es mi canción favorita de The Beatles o “Come Together”), la pirotecnia espectacular de “Live And Let Die” y la incombustible “Hey Jude” coreada nuevamente por todo el respetable por largo rato. Para los encore, sólo “sandías caladas” como son “Day Tripper”, “Lady Madonna”, “Get Back”, “Yesterday” (la que se me hizo cortísima, debe ser por la emoción de ver una leyenda sólo frente a 50.000 personas, sin más armas que una guitarra acústica...), el considerado el primer Hard Rock de la historia, la pesadísima “Helter Skelter” (que si Mötley Crüe la incluye mañana, podría escucharla 2 veces en menos de una semana jojojojo), cerrando todo el show con “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band / The End” en 2 horas y 30 minutos de un perfecto espectáculo...

Para cerrar, nada más que sacarme el sombrero ante uno de los mejores conciertos que me ha tocado asistir, demostrando un nivel de profesionalismo y tirando a la parrilla los años de circo que tiene un artista que representa al 25% de la banda más importante de la música a nivel mundial (rajo vestiduras en este punto, dentro del rock creo que lo más grande es Led Zeppelin, pero The Beatles trasciende del rock) siendo parte de nuestra identidad cultural, atravesando fácil 3 generaciones, claramente representadas en el Estadio la noche del miércoles... muy bien invertidas las lucas, definitivamente!
Post a Comment