...it's a R'n'R party!

Me demoré harto rato en escribir este post, más que nada por escasez de tiempo y pereza de mi parte, aprovechando el poco tiempo que estoy en casa para estar con mi señora madre, quien vino a pasar unos días con este humilde posteador... lo que sin embargo no me impidió el sábado en la noche escaparme a una cita musical que personalmente era imperdible... en el Arena Movistar, dos bandas que han aportado montones a mi oreja: Buckcherry y Mötley Crüe (me hubiese gustado ver a Fahrenheit, pero privilegié flojear un rato más...)

Partiendo con una puntualidad destacable, la banda comandada por Josh Todd, abrió los fuegos a las 20:00 en punto con “Dead” de su último disco All Night Long, para dar paso a uno de mis temas favoritos “Rescue Me” de su producción anterior Black Butterfly (aunque me recuerda un periodo no muy entretenido, en si, la canción la encuentro notable)... convengamos que Buckcherry es de esas bandas sin grandes pretensiones, que no transan ninguna nota en su estilo (escuela AC/DC o Motorhead, pero claramente influenciados por Aerosmith o bandas de ese estilo), lo que a la larga los hace caer en redundancias evidentes, pero que sin embargo, logran prender con su simpleza a punta de buena onda y rock n’ roll directo. Dentro de los 10 temas que compusieron su set, “All Night Long” y “It’s A Party” se encargaron de indicarnos que promocionan su última placa, pero también revisaron algunas de las perlas del pasado, como son “Lit Up” (me debí ver raro cantando algo como ‘I love the cocaine’, pero había que hacer honor a tremenda canción), “Lawless & Lulu”, cerrando una presentación bien potente con un track que agradeceré hasta la muerte, “Crazy Bitch” (‘Hey, you're a crazy bitch, but you fuck so good, I'm on top of it’, Neruda estaría envidioso ante semejante poema!... notable...!) Personalmente extrañé que no apareciera “Check Your Head”, esperando que alguna vez vuelvan con un show propio, donde toquen algo más de sus 5 discos.... para mi, más que repetible...

A eso de las 21:30 y después de cubrir el escenario con un telón negro inmenso, una de las bandas más tóxicas y legendarias de Los Angeles hacia su debut en Santiago, partiendo la fiesta con “Wild Side”, desatando una multitudinaria bienvenida, al ritmo de la batería del señor Tommy Lee, para seguir con el primer single homónimo a su último disco, la buenísima “Saints Of Los Angeles”, para retroceder nuevamente a los 80’s con “Live Wire” y “Shout At The Devil” (aunque por comentarios supe que era la versión del ‘97, mi oreja y conocimiento no alcanza a diferenciarlas), para posteriormente soltar el primer track de su disco más exitoso (Dr. Feelgood) “Same Ol' Situation (S.O.S.)”, donde el coro pegajoso era imposible no cantarlo... El bajo de Nikki Sixx indicaba que era el turno de los 90’s con la cruda versión de “Primal Scream”, para dar paso a algo de show pre-piano de Lee, señalando que no podía venir otra que “Home Sweet Home” y posteriormente la popular “Don't Go Away Mad (Just Go Away)”. Luego de esto, parece que la edad pasa la cuenta y se toma un descanso ¾ de la banda, dejando en el escenario a Mick Mars, para un discreto y eterno solo de guitarra. Acá me detengo, entiendo que Mars tiene una enfermedad bastante grave y arrastrada hace mucho tiempo, pero lo que vi a un par de metros no era un humano... miré por si alguien andaba con escopeta, por que parecía más un zombie que un guitarrista, impresionante como ese hombre puede tocar todavía! (me saco el sombrero)... posterior a este episodio, una que personalmente esperaba, 4 golpes de hi-hat y el patrón de batería más notable emanado de Lee (aunque Portnoy lo encuentra simple) se hacía presente, sonaba “Dr. Feelgood” a todo cañón, dejando en claro por que es uno de sus singles más reconocidos, después de esa infusión de adrenalina, nos llevan de golpe a la primera mitad de los ‘80s con “Too Young To Fall In Love”, “Too Fast for Love” y la casi bailable “Smokin' In The Boys Room”, dejando la cancha lista para otro hit single... ruido de moto, el caño (instrumento usado por las Pool Dancer para los extranjeros...) y el riff inconfundible de “Girls, Girls, Girls”, cerrando la primera parte con “Kickstart My Heart” (aunque no sonó el guitarreo inicial característico, igual estuvo notable), dejando al respetable a la espera de más fiesta, la que llegaría con otro clásico indiscutible de la primera época de la banda “Looks That Kill”, llegando la despedida y tradicional encendido de luces (en otras palabras ¡váyanse!)

En resumen, la presentación de Buckcherry la encontré buena, aunque corta por el hecho de ser los teloneros, mientras que con la de Mötley Crüe me quedé con la sensación de deuda... primero, parecía que los músicos sólo querían irse, poca interacción con el público, otra tarde en la oficina como se dice... Vince Neil estuvo bastante parejo, ya no tiene la voz como para esforzarse mucho, uso bastante el recurso de hacer cantar al público, mientras que Tommy Lee se llevó el peso de rockstar de la banda... podrían haber entregado un poco más y cerrar con un par de temas extra (no tocaron los covers habituales, por ejemplo), pero en fin, mejor acordarse de lo positivo, el espectáculo de uno de los emblemas del Glam San Angelino...

Post a Comment