...hell's kitchen

Hoy nos juntamos con mi compadre Fernández a cenar en su casa, y nos tocó cocinar, debido a que las féminas se encontraban estudiando (...la Vale y la Bea), acá afloró "mi talento innato" en la cocina pelando papas y preparando la ensalada ¿me podrán creer que en casi 30 años nunca había hecho una lechuga?... esa es una carta de presentación inmejorable...

Partamos de la base que en mi casa era bien machista la cosa y nunca se les pasó por la cabeza que el niño cocinara, por lo que al llegar a la Universidad la cosa fue dolorosa... en la casa en que vivía con otras personas era complicada la cosa, si no cocinabas te podías quedar fácilmente "debajo de la mesa", por lo que tuve que aprender a preparar "la santa trinidad culinaria del soltero", es decir, arroz / tallarines / puré, considerando que el acompañamiento generalmente era algún sucedáneo de jurel tipo salmón o vienesas + salsa de tomates, fue suficiente para subsistir... menos mal que me vi expuesto a esto sólo para los fines de semana o cenas, por que tenía beca de almuerzo en la gloriosa Universidad del Bío-Bío, lo que me alivianó la carga y el estómago (las sopaipillas y los completos son para otro capítulo) por harto tiempo... Otro episodio fue la parrilla eléctrica que me regalo everis el año 2008, la cual fue inaugurada casi 2 años después y todo por que Fernández planificó la inauguración, sino todavía estaría embalada y perfectamente coleccionable...!

El episodio de la lechuga al parecer fue gracioso (por lo menos las señoritas se reían...), pero era verdad, como que las verduras no son buenas compañeras mías, prefiero el tomate y la palta, a la lechuga o el repollo (el día que logre picar un repollo para ensaladas, fijo le quito el puesto a Christopher Carpentier, fijo...!) así que siempre las saco del menú, reemplazándolas por papas, o ensaladas envasadas (no son muy buenas, pero salvan)... actualmente creo que el mejor invento es el arroz pre-graneado, definitivamente, algo que no puede faltar en la cocina de un hombre soltero... así como el café y las barras de cereal, siempre salvan!

Seguiré con las ensaladas, ahora que puedo preparar ensalada césar o mediterránea... desafíos mayores como asados se los dejo a los maestros como Fernández o Pato Vergara....

PD.- La torta que había sobrado del fin de semana estaba es-pec-ta-cu-lar... como para rematar la cena del uno...!
Post a Comment