... price you gotta pay

Por razones de trabajo, debo almorzar todos los días en el centro de Santiago, en algunos locales que queden a la mano, tal de aprovechar al máximo la hora libre para comer... el fin de semana, a veces también almuerzo en algún restaurante con mis compadres, ya sea por comodidad o bien por ir a conocer sabores nuevos, no muy alternativos, pero nuevos...

En estas incursiones me ha llamado siempre la atención la relatividad de los precios de alguno elementos propios de la comida y para esto nada mejor que ejemplificar con mi querida agua mineral sin gas... en el patio de comidas de Bandera con Moneda, en la mayoría de los locales los menús vienen con bebida de máquina, pero como hace casi 3 años, me acostumbre a comer sin gaseosa, por lo que siempre pido el un agua embotellada (500 cc aproximadamente) y me cobran 200 pesos extra (0,4 dolares mas o menos), lo que encuentro normal, considerando que la bebida en cantidades industriales debe ser más barata que el agua... Ell viernes, por razones de tiempo y de copuchento (muchos conocidos siempre hablaban del mismo local...), fuimos a comer a un restaurante distinto, donde tenían todos los platos con nombres en ingles de más de 3 palabras y muy top (demasiado para estar en el centro diría yo...) y en el cual el agua costaba (oh sorpresa...!) CLP 1.200 (2.4 dólares casi)... lo que me hizo creer que me llegaría en una botella de oro o bien me la traería Scarlett Johansson, sin embargo, no fue así... era la misma botella de plástico, traída por la misma “garzona” que me atendió.... esta misma situación es normal en los cines, donde cualquier producto cuesta 1.5 veces (mínimo...) lo que vale en otro negocio fuera del local...

Ante lo anterior ¿no será posible fiscalizar estos precios? ¿no existe una banda en la cual se deberían cotizar los productos y no ponerle el precio que quiera el dueño del local (¿valor referencial?)? ¿que valor cobra la botella de agua en un restorant que se llama “The Big Buffalo Steak From New York” y que no tiene en el almacén de doña Juanita? ¿obtendré poderes maravillosos con el agua que beberé en el cine?... extraño por decir lo menos...!
PD.- El domingo en un arranque de creatividad comí en un local de la misma cadena, pero esta vez me cobre venganza y pedí la bebida (ligh, por su puesto, ya que el 1.5 sanwich que me comí, causo estragos en mi estómago...) con re-filling y llené el vaso 3 veces... para que se la piensen antes de joderme con el sagrado líquido vital jejejejeje... plop!
Post a Comment