... beyond the lighted stage

Hace tiempo que no pasaba un fin de semana largo sin nada que hacer, así que decidí bajar un poco la cuota de DVDs que tenía en cola para ver... sin embargo, decidí partir con una obra recién llegada, se trata del documental “Rush: Beyond the Lighted Stage”. De la factoría del mismo creador de “Heavy Metal Journey”, “Global Metal” y “Flight 666”... así que ya tenía gran porcentaje de mi atención ganado, debido a que las piezas anteriormente nombradas son de culto para cualquier amante del rock... así de simple... Sam Dunn tiene la capacidad de mostrar lo que todo fan desea conocer, precisamente por que es un fan del rock.

Para partir, agradezco a mi amigo Alvaro Díaz, quien me envió la pieza maestra desde Talca, quien debido a que su reconocido fanatismo por la banda canadiense, tuvo el honor de tener el DVD oiginal como regalo de su señora... se agradece el gesto de copiarlo y enviarlo por Chilexpress a su humilde servidor para poder disfrutar tamaña obra...

¿Que se puede decir de una de las bandas más grandes y a la vez menos reconocidas del rock?, poco que no se sepa en realidad, lo interesante del documental es que toda la historia sale desde sus propios integrantes, no se trata de recopilar información de archivos y ordenarla, sino que son los propios Geedy Lee, Alex Lifeson y Neil Peart quienes revelan pasajes de sus vidas y de la banda que forma parte inseparable de ella, guiando al espectador desde su infancia (aparecen hasta sus padres hablando, notable...), cuando eran una banda que tocaba en colegios, hasta nuestros días (gira del Snake and Arrows en realidad)

Musicalmente es impecable, poder ver la evolución de la banda desde el hard rock crudo de los principios (cuando eran confundidos con Led Zeppelin), pasando por el rock progresivo extremo (con piezas que ocupaban una cara de un LP completo), el éxito comercial (¿alguien no conoce Tom Sawyer?) o la epoca New Age (con los excesos de sintetizadores, notables los alegatos de Lifeson...), y el posterior resurgir con su estilo propio, siempre matizado con una técnica instrumental exquisita, reconocida y criticada, según el punto de vista que se vea (¿que pasa con los críticos?)...

Como buen intento de baterista, gran parte de mi atención se centró en Neil Peart, así es, maestro, de maestros, con un manejo del ritmo que pocos tienen y un uso de la percusión envidiable, donde llama la atención el quiebre de la banda posterior a sus problemas personales (todos conocen del viaje en moto que lo llevó por todo el norte de América, para que profundizar más), sin embargo, también tiene aspectos que lo enaltecen por la humildad que posee, como sus clases con Freddie Gruber, al darse cuenta que su técnica no progresaba (¡Dios mío! Después de ver esa parte (antes de la grabación de Test For Echo (si la memoria no me falla)) me dieron ganas de ir a quemar la batería... o sea, el gurú asume que no es tan bueno como podría ser! O sea!)...

Cerrando, Rush ha sido siempre reconocida como una banda para nerds (el mismo Lee lo recalca... ojo!), pero a la vez de las más influyentes de la historia del rock (en el documental aparece hablando Mike Portnoy, Trent Reznor, Kirk Hammet, Billy Corgan y Sebastian Bach, entre otros...) siendo una parte fundamental de la evolución musical del rock, llevando la experimentación a extremos estra-humanos (“La Villa Strangiato” lo demuestra científicamente...) y volviendo a reinventarse en cada disco, capacidad que muy pocos músicos pueden ostentar...

PD.- Esperemos que el 17 de octubre sea la fecha definitiva en que “la santa trinidad del rock progresivo” pise nuestras tierras... escúchanos señor te rogamos!

Post a Comment