... ¿welcome to the jungle?

El siguiente post es una breve explicación de por que no fui a ver a Guns N' Roses en su venida, considerando que deberían tocar hoy, a un par de cuadras de mi casa y siendo reconocidamente una de mis bandas favoritas. La cosa para mi es simple, la banda que se presentó anoche en el Arena Movistar no es más que un capricho de niño consentido de Axl Rose... y los motivos son simples:
  1. Gran parte del éxito que cultivó la banda durante el corto período de actividad (considerando que el primer disco es de 1987 y lo último que se supo de ellos data de 1993) se debió principalmente a la química de sus dispares integrantes, recordemos que a la dupla Rose/Stradlin se les tildó de los nuevos Tyler/Perry o Jagger/Richards, por lo que cambiar a cualquiera de ellos no es un tema menor... la creatividad de la banda se vio mermada considerablemente tras la partida de Izzy Stradlin en 1991, no editando ningún tema original... hasta el discutible Chinese Democracy, editado en 2008. Tampoco es llegar y sacar a Duff McKagan, su impronta de punk norteamericano era parte del sello de la banda, así como el equilibrio "low profile" que le daba a las fuerzas incrontrolables de Rose y Slash sobre el escenario...
  2. Un ícono popular de principios de los '90 fue Slash, si bien su participación como instrumentista cuenta con tantos adherentes como detractores, nadie puede negar que definió la forma "en como lucía un auténtico guitarrista de hard rock", es cierto, musicalmente esto no tiene ningún peso, pero todos logramos reconocer su figura, independiente que esté en una portada de revista o un cartón de leche... da lo mismo. De la misma forma, de su Les Paul surgieron riffs que hasta ahora son inolvidables, como los de "Welcome To The Jungle", "Sweet Child O' Mine" o los solos de "Don't Cry" o "November Rain", donde además aparece una de las postales más clásicas del rock, como es un guitarrista tocando parado arriba de un piano... es así como prescindir de este tipo de personalidades dentro de un grupo y hacer pensar que acá no paso nada, tampoco es posible...
  3. El disco que justifica la gira de soporte, no tiene el peso suficiente para olvidar lo anterior y sumirse en pleno en estos nuevos Gunners, comparar este CD con Appetite For Destruction o Use Your Illusion, es simplemente impensable, siento que el nuevo trabajo de Axl Rose y compañía no tiene un hilo conductor claro, es un puñado de temas con arreglos muy dispares, que no logra convencer por si solo, tiene algunos temas rescatables, pero esperar 15 años por 3 o 4 temas, es demasiado... en mi humilde opinión.
Conversando con Ramírez, un compañero de oficina, logró tocar mi fibra sensible por unos segundos, al recordarme que hacía poco Sebastian Bach (ex-vocalista de Skid Row), le había salvado la vida a Rose, por lo que me cuestioné la idea de nunca ver a la formación original en vivo (pena que la mayoría de los amantes del buen rock tenemos por ejemplo por Pantera), sin embargo, ni aun así la VISA saltó sola para comprar la entrada, como en otras ocasiones, tampoco me motivó la idea de ver al mismo Sebastian Bach abriendo el show, aun sabiendo que es uno de mis vocalistas favoritos de la historia del rock... nada me hizo cambiar de opinión.

Sólo el saber que podríamos tener a los 5 miembros originales sobre un escenario me haría invertir hasta lo que no tengo por verlos, eso si sería motivante, incluso la formación con Sorum y Clarke me alegraría, pero no la de Axl Rose y 5 o 6 músicos extras, que rinden un tributo a Guns N' Roses, cuya entrada es tan cara, como si se tratara de aquellos que nos declararon la guerra a finales de los '80... ahora, si "el pulento" hizo permitió que Faith No More volviera a reunirse ¿por que los pistoleros de L.A., podrían negarse?... soñar no cuesta nada!


Post a Comment