...nunca quedas mal con nadie

Para partir este post debo asumir que nunca en la vida pensé escribir sobre este disco, desde los 15 años vengo escuchando rock, en un 99% en inglés, y la verdad es que ya se había transformado en deporte olímpico del verano "subir al columpio" a mi primo Sergio respecto a sus gustos musicales latinos y, aunque le pasamos algunas bandas en inglés para que se cultivara, siguió siendo un bastión imbatible del rock en español... si en esos años me hubiesen dicho que iba a terminar casi 20 años después escribiendo un post sobre Los Prisioneros, me hubiese reído en la cara y seguro hubiese seguido escuchando el 'Appetite For Destruction'...

Hace unos meses CHV comenzó a exhibir "Sudamerican Rockers" la cual es la historia de la banda chilena Los Prisioneros, pero con varias reinterpretaciones o pincelazos de ficción para (me imagino...) hacerla más atractiva para la televisión, en fin, con la Carola comenzamos a seguirla y de a poco comencé a darme cuenta que un alto porcentaje de las canciones las conocía, por que sonaban en la TV/Radio y de una u otra forma están en nuestro inconsciente colectivo... coincidente con esto, leyendo un poco sobre el 'Alturas de Macchu Pichu' de Los Jaivas, resulta que 'La voz de los '80' es uno de los mejores discos de la historia, según la extinta Rolling Stone Chile y si a esto le sumamos que este años de cumplieron 30 años del lanzamiento, partí y me lo compré por ahí para tenerlo dentro de la colección.

Partamos de la base que este disco tiene una influencia evidente de bandas clave de los 80 (ska, new wave o reggae incluso), con una raíz punk bien distintiva en la simpleza de las composiciones y lo directo del mensaje, el que, a pesar de lo que se piensa, no es una crítica directa a la dictadura en que vivíamos en ese tiempo, pero les dejaba caer sus golpes bien camuflados... la elaboración del disco descansa casi al 100% en Jorge González, por lo que cuentan en un par de documentales que he visto, el tipo era bastante aplicado en su arte y se nota en la factura de la mayoría de los 10 temas que componen el disco.

Entrando al detalle, las canciones tocan fibras hiper sensibles en nuestra sociedad, retratadas desde el punto de vista de un grupo de liceanos veinteañeros provenientes de una de las comunas "menos destacadas" del gran Santiago: San Miguel. Es así como aparece la apatía a los años 70's y la necesidad de una revolución a manos de los jóvenes de la esperanzadora década de los 80's reflejada de forma perfecta en la canción que da título al album, pasando por la exacerbación al tema sexual presente en la publicidad y medios de la época, la inocencia de saber quien era el asesino de Marilyn Monroe (en plan joda claramente, quizás ya había algún Salfate por esos años hablando de conspiraciones). La autorcrítica del autor de la mayoría de las letras se hace presente también a través de temas como "Mentalidad Televisiva", donde se critica la idealización de la pareja y las comparaciones con los modelos culturales que debe tener un "macho que se respete" y una de las piezas más bien logradas del disco, "Paramar", donde Jorge González hace una crónica despiadada bajo su lupa de lo que significa estar enamorado. Otras perlas que aparecen escondidas por ahí son "Brigada de Negro", descrita en wikipedia como "la canción antifiesta", los tintes electrónicos de "Eve-Evelyn", su repaso a la visión errada que tiene el mundo desarrollado a nuestro continente en "Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos", la aparición del reggae en "No Necesitamos Banderas" y para cerrar mi favorita del disco, no se si por que recuerdo la escena cuando los cabros la tocan en una peña o bien por que el discurso de la nueva canción chilena de fines de los 70's me apesta pero con toda mi alma, en fin, nunca quedas mal con nadie...


Para cerrar, vuelvo a recalcar la idea que este disco tiene una raiz cultural enorme en nuestro cancionero y representa un momento super preciso dentro de la historia y aunque en ninguna canción hay una crítica directa a la dictadura, juega muy bien con la "ofuscación" del mensaje, si buscamos entre medio seguro encontramos algún palo que ahora pasa oculto, pero que en su época hizo que estos cabros no hayan sido bienvenidos en todas partes... haga como yo y tómese los 45 minutos que dura el disco, en una de esas no se arrepiente!

PD.- Cresta que me costó escribir este post #eso
Post a Comment