...killer queen

Para nadie es un misterio que Queen es una de aquellas bandas mastodónicamente populares, de aquellos grupos tan populares que hasta tu tía que escucha rancheras conoce "We Are The Champions" (si no en la radio, en alguna vuelta olímpica de algún equipo, digamos, Colo-Colo). 
Comenzar a hablar disco a discos sería latero, para eso hay cientos de blogs o reportajes en internet donde desglosan una a una las canciones, por lo que creo que haré una cosa más personal, como lo que hice hace unos años con Pearl Jam


Personalmente, Queen fue una de los primeros conjuntos que me llamó la atención, allá por el verano de 1996, cuando un primo de Santiago me pasó su discman con el 'Greatest Hits II' y reconocí varias melodías que antes no sabía de quien eran, entre ellas “I Want To Break Free” que aparecía en un comercial de Shell… Queen fue el artista de mi primer cassette original (el mismo verano), el 'Live At Wembley' el cual me compré en 2 cuotas en la disquería local de Constitución (Top Music, aún recuerdo el nombre...) y con estos antecedentes, formó parte fundamental de mi juventud temprana, los dejé de lado un rato, pero siempre volvían. Alguna vez mi compadre Leja me preguntó ¿algún día te comprarás todos los discos de Queen? a lo que respondí: "no lo se, no es parte de mis prioridades", sin embargo, en la navidad pasada me llegó una oferta para llevarme 3 cajas con los discos de estudio a un precio muy atractivo y tuve que reordenar mis prioridades. De esta forma, este año "me di el trabajo" de escuchar uno a uno los quince discos de estudio, en versión remasterizada y con un EP extra (que poco aportaba la verdad), por lo que me pude hacer una vista harto más completa de una banda realmente impresionante, que tuvo una capacidad de adaptación y evolución alucinantes, partiendo por una mezcla de rock clásico con tintes operáticos muy rudimentarios, hasta pulir el estilo en quince discos de estudio, en el que cada uno dejó algo importante en la historia de la música, salpicando lo que hoy conocemos como rock clásico de los 70’s y el pop de los años ochenta principalmente.

Durante mis años de universidad comencé a escuchar otras bandas, otros estilos y las conversas las adornaba Iron Maiden, Metallica, Pantera y otras bandas más onderas, pero con el Lete y con Janox siempre terminábamos nombrando a Queen por alguna razón, y eso es un síntoma inequívoco de la grandeza de una banda y es por esto que nunca se fue de mi radar, de pronto el random se rajaba con una canción y ahí volvían los recuerdos, las tardes en Constitución escuchando música con mis compadres Leja y Marcos, la pirateada de los VHS que la profe Ximena y el profe Esparza nos prestaban (y los CDs que tomaba con pinzas para no rallar… la profe Ximena me regaló el vinilo del Queen II, pero el terremoto se lo llevo hace casi 5 años), el concierto tributo al gran Freddie Mercury que grabé una navidad cuando se le ocurrió al Fox retransmitirlo (en el mes de Queen como lo bautizó VTR en su revista…) y los vídeos que se veían los 24 de noviembre, cuando generalmente el MTV le dedicaba su programación en conmemoración de la muerte del mejor frontman de la historia…

En este punto me detengo unas líneas, hablar de Queen sin dedicarle un par de letras a Freddie Mercury sería una falta de respeto, quizás no es más importante que Brian May, Roger Taylor o el callado John Deacon, pero de que se transformó en el ícono del grupo, es una verdad absoluta… han corrido ríos de tinta respecto a su grandeza como frontman, sólo equiparadas a la cantidad escrita respecto a su vida privada (cosa que a esta altura poco me importa, cuando era adolescente era más talibán y me enojaba un poco cuando la evidente homosexualidad del señor Mercury era el tema central, ahora es un chiste…) así que valgan mis palabras de agradecimiento por el entretenimiento que nos ha dado desde hace 40 años!


Después de hablar del pasado vamos al presente y como comenté, después de escuchar los 15 discos de corrido, me da un placer enorme descubrir perlas como “Teo Torriatte” del A Day At The Races o “Sail Away Sweet Sister” del The Game, la declaración de principios en “Let Me Entertain You” alojada en el ‘Jazz’, la fuerza de “Put Out the Fire”, la buena onda de “Need Your Loving Tonight”, la primitiva grandeza de “Liar” o “March of the Black Queen” y debo reconocer que escuchar “The Show Must Go On” o el ‘Made In Heaven’ completo me pone triste, debido a que los últimos tres discos de la banda son una lenta despedida que se percibe en las melodías… en fin.


Hace un tiempo pude disfrutar de un buen documental titulado “Days Of Our Lives” que resume de forma breve la carrera de la banda y otro grandioso dedicado a Freddie llamado “The Great Pretender” recomendable para poder tomarle el peso histórico a un cuarteto inglés que marcó a varias generaciones… Sobre el material en vivo, me sigo quedando con el concierto en Wembley, aunque el 'Live Killers' y los que salieron registrando las giras de principios de los 80's no lo hacen nada mal...


Para cerrar, otro factor importante en esta “vuelta a las raíces musicales” la tiene la Carola, a quien le gusta mucho la banda y con quien hemos escuchado el ‘Live At Wembley” 10^1000 veces, sobre todo en los viajes en auto, hace poco también vimos “Mercury, la leyenda” un muy buen montaje chileno que toca temas como los excesos del Rey Freddie y su relación con los más cercanos, con harta música en vivo y diálogos de antología ¿o no cariño? :-)


PD.- Editando este post me di cuenta que ya había escrito antes de Queen, pase por acá...
Post a Comment