...our percussionist., on drums...!!


El fin de semana estaba con mi compadre Leja viendo DVD, revisando algunos conciertos buscando buenos bateristas, cuando vino la pregunta del millón ¿y cual es tu baterista favorito?, así que acá viene el algoritmo para determinar la respuesta:

Lo más lógico para la respuesta sería que es Nicko McBrain o Lars Ulrich, por que se sientan tras los tambores de dos de mis bandas favoritas, o Neil Peart (por ser considerado, incluyéndome, el mejor baterista del mundo), también podría ser Mike Portnoy, por que representa toda la parafernalia que puede llegar a tener un baterista de rock progresivo (demasiada a veces) siendo una verdadera máquina del ritmo en todos los proyectos en que ha tocado. Mi fuerte no es el death metal o el black, por lo que mis referentes en velocidad son Aquiles Priester (lamentablemente ex-baterista de Angra) y Scott Travis (baterista de Judas Priest y Racer X), sin embargo, siempre me ha atraído el sonido simple, patrones no tan complicados, pero precisos o con un groove potente, por lo que acá aparecen Mike Bordin de Faith No More o Rob Affuso de Skid Row (este último no es un gran virtuoso tras los tambores, pero algo tiene que hace que le ponga atención a sus ritmos...)

En fin, después de tantas vueltas, la respuesta es.... John Bonham, el "porqué" es bastante sencillo, es un baterista que transmite una pasión única por el instrumento y define con golpes precisos y patrones únicos un estilo que ha perdurado a lo largo del tiempo. Basta con escuchar un par de segundos de Led Zeppelin, para darse cuenta que no existen sonidos similares, la violencia de algunos golpes o la sutileza para acompañar algunos pasajes más bluseros auspiciados por Jimmy Page. Mítica es la interpretación en vivo de Moby Dick, un instrumental aparecido en "Led Zeppelin II" con el solo de percusión con las manos, los arreglos al parche del bombo para sacar un sonido más potente, la falta de aceite en "Since I've Been Loving You", donde el chirrido del bombo quedó registrado o también los 40 vasos de vodka que acabaron con su vida allá a comienzos de los '80... virtuoso hasta para morir

Tal fue el nivel de importancia de Bonzo, que después de su muerte el 25 de septiembre de 1980, la banda de rock mś grande todos los tiempos decidió que su 25% dentro de esta era irremplazable y se puso fin a la discografía de Led Zeppelin, dando paso a la leyenda, la leyenda de aquel que tempranamente fue sentenciado a nunca ser un buen baterista, debido a que le pegaba demasiado fuerte a los parches... de visionarios como ese está lleno el mundo.

PD.- Para los que les gustan los rankings, acá uno de los "mejores" bateristas: http://digitaldreamdoor.nutsie.com/pages/best_drummers.html
Post a Comment