...a kind of magic

Hace varios meses atrás la Carola me planteó la idea de irnos de vacaciones a Orlando para conocer los parques Disney y aprovechar que la heredera creemos estaba en una edad de disfrutarlo a concho. Después de darle un par de vueltas a las opciones pusimos manos a la obra y logramos tener todo comprado / reservado para febrero miércale… Mickey Mouse here we go!!!

Teníamos el alojamiento dentro de uno de los hoteles de Disney, por lo que la cosa es fácil desde el aeropuerto (aunque el viaje fue muy largo) y desde ahí uno comienza a vivir la “Experiencia Disney” donde todo funciona de manera perfecto y donde unos siente que cada paso que da está perfectamente cronometrado y planificado. Desde el hotel teníamos transporte directo a los parques y entre ellos, así que la cosa salió facilita.

Dentro de los parques la cosa es espectacular, todo funciona, la gente tiene cara de contenta y está al servicio de que el turista lo pase excelente, las filas se demoran la cantidad de minutos que indican en la entrada, las normas de seguridad son buenísimas, la comida es rica (y aunque es cara, tampoco es algo impagable para un núcleo familiar pequeño como el nuestro) y el ambiente en general está armado para que te sientas como cabro chico y acá es donde está una de las cosas que más valoro: después de un rato me sentía un cabro chico más dentro del parque donde todo comenzó a llamarme la atención y encontrarlo bacán (a pesar del miedo que he profesado a las montañas rusas y que eran mi principal traba antes del viaje). Hablando un poco de los parques:

  • El parque que más me gustó creo que fue Hollywood Studios, por todo el tema Star Wars que lo rodea (ya tenía la mitad de mi corazón ganado) y porque a la única montaña rusa que disfruté 100% fue a la de Aerosmith, donde canté “Back In The Saddle” y “(Dude) Looks Like A Lady” todo el trayecto… a grito pelado (disculpas a la gringa que iba a mi lado: shit happens!) Me saco el sombrero, el mejor simulador 3D al que me subí... hasta que conocí los de Harry Potter (otra cosa la verdad!)
  • Magic Kingdom hace gala de toda la historia que tiene Disney produciendo historias, por lo que en cada rincón hay algo a lo que sacarle foto. Las niñas del grupo lo amaron y yo lo pasé bien, incluso en Space Mountain donde no abrí los ojos... así de gallina señores!!
  • En Animal Kingdom me faltó un poco más de Rey León (aunque anduve todo el día con eso de "Ya quisiera yo ser un rey!!") y como no soy muy fan de los animalitos, como que no me sorprendió mucho, aunque el ascenso al Himalaya y la aventura con el Yeti fue increíble.
  • Epcot lo encontré algo más plano que los otros (pocas atracciones bombásticas en el poco tiempo que le dedicamos) aunque el simulador de vuelo espacial es increíble y en un momento pensé ¿Que diablos hago arriba de esta cosa?
  • Fuimos un día a Universal, donde las montañas rusas son “the real” tormento, donde logré esquivar las más grandes gracias a que la chica no se podía subir (menos mal, yo las vi y pensé en la resistencia de mi estómago). Acá es Marvel y Harry Potter los que se roban la película, además que nos encontramos con la fiesta de Mardi Gras, por lo que el color y la música inundaban todo… no hablaré de la atracción de la momia ya que aun mi cuello no se recupera de las sacudidas imprevistas ya que pensamos que sería más tranquila.
La noche que fuimos aUniversal pudimos cenar en el Hard Rock Café, por lo que puedo tachar uno más de la lista, ya van 4 conocidos. Pensé que la Trini se aburriría, pero los lápices de colores y la pizza ayudaron a que eso no sucediera.

Finalmente, lo que más rescato de este viaje es la cara de felicidad de la Trini al mirar cada cosa en los parques, todo le sorprendía y podía dar rienda suelta a su imaginación, bailar por la calle, abrazar a los personajes, comer cosas nuevas, correr de un lado a otro, etc. Además aun me sonrío al recordar la cara de felicidad de la Carola, el castillo de la Cenicienta creo que será algo difícil de superar y su sonrisa de oreja a oreja lo evidenciaba.


Varios amigos me han preguntado si volvería y mi respuesta es: Pero por su puesto…!! Sin pensarlo, si cuento con el presupuesto, cuenten conmigo…!!! Y la tentación para el 2019 es innegable, cuando se espere que el parque temático de Star Wars se encuentre operativo… ayayai mamita!!
Post a Comment