...you keep on moving

Como peatón religioso que soy, no me he comprado auto debido a que creo que la cantidad de plata a invertir es directamente proporcional a la inutilidad que me presta, mis amigos viven cerca, me muevo generalmente en el centro y alrededores y cuando quiero ir a alguna parte lejana, privilegio la micro o el metro, salvo que cuando la flojera es extrema y el trayecto aceptable, me muevo en taxi (lo que últimamente ocurre muy a menudo). La variedad de taxistas es casi igual a la cantidad de vehículos negro/amarillo que circulan en el gran Santiago, hay los buenos para la talla, los que encuentran todo malo (donde siempre el presidente de turno tiene la culpa), los que parecen ex-chóferes de funeraria (no te hablan ni para preguntarte a donde vas...) o los que te cuentan su vida completa, por sólo $1.500...

El sábado recién pasado, me tocó uno que era mezcla del primero y el último grupo, es decir, bueno para la talla y de esos que de la nada empiezan a contar la vida completita. De esta forma, primero me preguntó si me molestaba que fumara, ante mi "no" (no soy tan cuidadoso con mis pulmones al parecer), me soltó un "en todo caso, en Santiago está más limpio el aire dentro del este taxi que afuera...". Cuando pasamos por Toesca con Manuel Rodríguez me comenzó a contar que antiguamente había una casona donde se hacían "convivencias" a mediados de los 60's (los malones eran más viejos...!! destacó) al ritmo de una banda que se llamaba "Los Yoggers" (la ortografía es interpretación libre, no encontré material de ellos en la red...), donde se usaba en pelo largo (corte Beatle, como me especificó...) a los que los viejos trataban de "amanerados"... después seguimos con la conversa de música, explicándome que comenzó a escuchar a 'The Rolling Stones', 'Ten Years After' y 'Grand Funk Railroad', y en palabras textuales "mientras el resto de los flaites comenzaba a fumar los pitos, nosotros con mi grupo nos inyectábamos LSD en Machu Picchu, así de corta...", ahí aprovechó de contarme que había conocido Brasil, Paraguay, Perú y Argentina, sólo "hippeando", por que en sus tiempos las mochilas no existían y andaban con lo puesto generalmente, no como "los weones que ahora se creen mochileros", comentario old school absoluto... cuando llegamos a Santa Isabel con San Isidro, me comenzó a contar que antes esas calles no existían y que en ese barrio había sólo casonas de "gente antigua", que las calles modernas que ahora conocemos las construyó Pinochet durante la dictadura... y que en esos tiempos se podía caminar tranquilamente "con la peuca" por esas calles, por que todo era más seguro y en palabras textuales "era seguro hasta que llegaron estos weones que se creen demócratas al poder...", cuando paré de reirme de esa frase, ya habíamos llegado a Santa Isabel con Lira, donde tenía que bajarme... le pasé la plata y me reí hasta llegar al departamento del Lete, que era mi destino final...

Creo que esta ha sido una de las carreras más productivas, por $1.500 me reí caleta, con un humorista del volante que le haría la collera perfectamente a Coco Legrand en una crítica social descarnada, lo que sí se me olvidó anotar la patente o el teléfono pa' pedirlo para otras carreras...!

En otro post contaré la historia del taxista psícopata que una vez nos llevó desde Matta con San Diego, hasta la casa de Racuna... muajajajajaja
Post a Comment