...we’ll keep on fighting till the end?

El fin de semana recién pasado viajé a Constitución para estar como mi gente un rato y ayudar a descansar la mente (sigo afirmando que como se descansa en la Perla del Maule no hay comparación...), siendo una de las actividades planificadas ver el partido del equipo familiar por la televisión... por lo tanto a las 16:00 en punto estábamos todos los futboleros frente al televisor, dispuestos ver como el "Eterno Campeón" aplastaría al "Capo de provincia"...

Para el resumen histórico pertinente (por si alguien lee el 2030 y no cacha de que hablo) hace varias fechas estábamos muchos puntos arriba de las universidades y mirábamos desde lejos como peleaban por alcanzarnos... un mes y medio más tarde, vemos como la Católica lo más probable es que se titule campeón, con una campaña para el olvido del equipo de mis amores. Las razones son variadas, sin embargo, si hay algo como hincha que me molesta más que todo, es que los jugadores no entreguen el alma en la cancha... el partido con O'Higgins (al igual que varios anteriores...) se presentaba digno de una paliza, con una plantilla de jugadores que bordea varios millones, es imposible creer que no puedan correr 90 minutos, se pierdan goles frente al arcoiris y produzcan expulsiones ridículas (Melendez ya parece cuento del tío su desempeño)... sinceramente después de ver el partido me dio una pena terrible, estaba al lado de mi tío Hugo, quien yo creo es mi máximo referente de fanatismo albo debido a que desde que lo conozco (casi 30 años...) siempre ha estado firme junto al cacique, y que incluso su fanatismo sucumbió ante la desolación del "triste espectáculo" que estábamos viendo por televisión, con frases como "con este equipo no merecemos ser campeones", a lo que sólo pude responder "+1 con eso... no podemos..."

Si Católica es o no el justo campeón no lo se, los campeonatos no pasan por justicia, sino por quien gana los partidos que corresponden, por lo que sigo afirmando que el campeonato se perdió frente al Morning y Huachipato... y para ser campeones lo más natural es derrotarlos a todos... ahora que la suerte no está de nuestro lado no podemos ser maricones (como lei por ahi, "maricón es aquel que le gusta el azul y los de abajo" jejeje) y darle la espalda al equipo, seguiremos alentándolo y agradeciendo la cantidad enorme de alegrías que nos han dado como institución, pero también es hora de exigir un examen de conciencia a todos los involucrados y sanear una institución de las grandes, aquel que representa a la mayoría de los chilenos que espera ansioso que su desayuno del lunes sea más sabroso gracias al triunfo del eterno campeón...!!

PD.- No puse imagen de la pura pena que tengo por la cresta!
Post a Comment