... oooooooh skies are falling down...!!

Nada mejor que para cerrar el año musical que un buen concierto en sábado por la tarde, así que a las 21:00 en punto me encontraba en las puertas del querido Teatro Caupolicán, dándome cuenta en ese momento que no vería a Polímetro, una pena, pero a esa altura estaba cerrando su set Alejandro Silva, por lo que el resto de los 4 teloneros no vi nada... plop!... dentro del recinto sóloquedaba esperar el plato fuerte, que era en esta ocasión los power metal / progresivos de Angra, que si bien no presentaban ningún disco nuevo, si traían un "nuevo" integrante en su formación.

Cerca de las 21:40 partió la presentración, con la grabación de "Unfinished Allegro", de su ópera prima Angels Cry del '93, seguida por un mix demoledor entre "Carry On" y "Nova Era", que fusiona de forma perfecta las dos etapas de la banda, con André Matos y Edu Falaschi en las voces respectivamente... una partida tipo knock-out.

Hay que reconocer que respecto a la venida del 2007, se rescataron varios temas de la era Matos, algo que claramente se ve acrecentado por la presencia de Ricardo Confessori (de vuelta) en los tambores. Es así como aparecieron joyas de la discografía de los brasileños, de la talla de "Lisbon" (coreada a todo pulmón por el escaso público que se convocó, quizás por la fecha, guardando plata para navidad, no se, aunque no deja de ser una pena), además de la sorpresa de "Carolina IV", donde la batería dio paso a verdaderas percusiones cariocas, con un desplante por parte de Confessori de aquellos, donde los casi 13 minutos ni se notaron, algo que sólo un clásico puede lograr. Dentro del set también aparecieron "Angels Cry", "Millenium Sun", de su última placa rescataron "The Course Of Nature" y "The Voice Commanding You", cerrando la noche con "Nothing To Say" (como reza el título, nada que decir, una pieza de museo para el rock sudamericano, cantada a todo pulmón por la asistencia, como debe ser...!) y "Deus le Volt! / Spread Your Fire" de su Temple Of Shadows, verdadera prueba de fuego para el retornado integrante, que creo, salvó sin problemas...

En resumen, Angra es una banda que hace rato no tiene nada que demostrar, logró renacer prácticamente de las cenizas, editando tres placas notables y que después de 9 años recambia un integrante, pero trayendo a uno de la casa, componente que claramente estuvo como centro de atención.... porque claramente ponerse la camiseta de Aquiles Priester no es fácil y creo que lo logró bien (no perfectamente, por que algunos tiempos y breaks creo que le quedaron grandes) y lo mejor, lo que de paso les permite rescatar piezas importante de su discografía para el público siempre ávido de clásicos...


Post a Comment