...it's only rock and roll

Miércoles 3 de febrero de 2016, una fecha que quedará marcado a fuego como la noche en que Sus Satánicas Majestades demostraron como 4 abuelos (que en promedio hacen más de setenta años), dejaron con la boca abierta a casi ¿50.000? espectadores... y es así como las leyendas demuestran su trascendencia, esa que muchos se dieron el trabajo de mancillar con bromas a su edad, estado físico o el argumento que sea, pero que a la larga quedarán como eso, bromas de mal gusto opacadas por un show lisa y llanamente aplastante...


Con 15 minutos de retraso, la intro nos presentaba a la banda y sin contemplación los acordes y la pirotecnia de "Start Me Up" nos dan el primer sacudón de como se venía la cosa, los ingleses desembarcaban en Latinoamérica y después de 21 años, en nuestro querido Estadio Nacional. A continuación la marcha de clásicos se paseó con una soltura que más de cincuenta años de carrera pueden darte: "It's Only Rock 'n' Roll (But I Like It)", la bailable "Let's Spend the Night Together", la ganadora de la votación popular "She's A Rainbow" (que sonó más o menos la verdad), la hermosamente acústica "Wild Horses", la mítica "Paint It, Black" (momento en que creo debió merodear el helicóptero que andaba antes del show...), un momento para que Keith Richars tomara el control y se despachara "You Got the Silver" y "Happy", dejando luego el escenario para que don Mick Jagger retomara el mando, con una batería de clásicos como "Midnight Rambler", "Miss You", la brutal "Gimme Shelter" (con un sólo de la corista que nos dejó a todos con la boca abierta, hay que decirlo...) o el riff inmortal de "Jumpin' Jack Flash". En este momento se apagan las luces, el escenario se torna rojo y las percusiones nos avisan que se venía el tributo a Don Sata, la inconmensurable "Sympathy For The Devil" hacía su entrada triunfal, cerrando el set con la melódica "Brown Sugar"... una pausa muy breve, para volver a la carga con un coro local, para despachar "You Can't Always Get What You Want", con Jagger vistiendo una boina, para sin pausa alguna dejar partir uno de los riffs más grande del rock, la melodía majestuosa en las manos de Richards "(I Can't Get No) Satisfaction", la que a todas luces es la más esperada por todos... pirotecnia y vámonos para la casa!


Algunas impresiones extra:
  • Mick Jagger tenía más energía que "profesor de zumba" como leí en Twitter esta mañana. Impresiona como logra mantener una performance redondita, aunque se notan los más de cincuenta años de carrera en la voz, los gestos, las poses, el discurso, todo impresiona, realmente una leyenda viviente.
  • Algunas canciones sonaron desordenadas, como con poco ensayo, pero nuevamente la experiencia sale a relucir y los maestros salían jugando, si bien no fue una performance perfecta, estuvo a la altura de lo que esperaba al 100%
  • Si bien es cierto la dupla Jagger / Richards son el eje del espectáculo, la precisión del profesor Charlie Watts se agradece, si bien no se llena de fills, a veces es suficiente para ser el tándem rítmico. Don Ron Wood correctísimo en la guitarra y en llevarle la comparsa a Richards, cuanto fiato se nota entre los cuatro!
  • Leí en la semana que los Rolling Stones usaban músicos escondido que doblaban algunas partes, la verdad es que no me di cuenta, lo que si destaco es a los que estaban en el escenario... que pedazo de bajista en Darryl Jones, todo el groove afroamericano para aportar a estos viejos bluseros! Los vientos perfectos, los teclados maravillosos y las voces de apoyo monumentales, poco más que decir!

El escenario rojo cuando sonaban los acordes iniciales de "Symphaty For The Devil"

El final con la pirotecnia post "(I can't get no) Satisfaction"

PD 1.- Oiga las entradas para caras!! uno lo puede ver en perspectiva ahora y decir que "valió cada peso", pero pucha, no se puede andar apostando siempre, ya está bueno de que tengamos que pagar un camión de plata por cada show que pisa la larga y angosta franja!! Lo anterior también sirvió para segmentar al público, andaba harto zorrón que se vino de "Catchagua" a ver a los Rolling y después vuelve a las vacaciones (comentario clasista innecesario quizás...)

PD 2.- Cada vez que escucho "Gimme Shelter", no puedo olvidar la escena de la película "Flight" donde John Goodman entra al hospital para llevarle "remedios" a Denzel Washington... uffff. No encontré la escena, pero acá está el trailer, que a partir segundo minuto usa la misma pieza:

Post a Comment